En el cielo, sobre un pentagrama, se encendió una sonrisa

Una centuria de vida. Vocación y verdadero amor por la música, su pasión, su terapia. El mundo de la cultura sentirá su ausencia. Último adiós a Clotilde “Tile” Medel.



Hace casi 7 años, mirá compartió un hermoso e inolvidable encuentro. Allí en su casa donde siempre florecían los buenos sentimientos y se respiraba música en forma permanente. Acaso, generada por ella misma, con sus gestos, su manera de ser, su sonrisa a flor de labios.

Su apego y cultivo de la música fue hereditario. Lo mamó desde niña, junto su padre Joaquín Medel y su madre Clotilde Jové, hija del violinista Juan José Jové, quienes siempre estuvieron ligados al fascinante y atrapante mundo de la música, a través de la enseñanza o de la conducción coral.

Participó activamente, hasta que achaques de salud lo impidieron, en el Coro Joaquín Medel, creado hace 71 años. Sin duda, una de las agrupaciones culturales más trascendentes de Pehuajó.

Como su padre y su madre, “Tile” vivió ese encantador mundo de voces y sonidos con auténtica vocación y absoluta pasión. Bien es cierto que su alma generosa latía dentro de un pentagrama.

Hoy, Clotilde “Tile” Medel partió hacia la eternidad. Faltaban pocos días para cumplir 101 años. Su sonrisa, su amor por la música, tallarán muy fuerte en los campos celestiales, junto a sus amados seres queridos.

Los pehuajenses y especialmente el mundo de la cultura sienten su partida. Ha llegado la hora de honrarla de la mejor manera y tener muy en cuenta las enseñanzas que impartió a sus semejantes con mucho amor y cariño.

Fuerte abrazo a su familia e invocamos la protección de Dios por el eterno descanso de Tile Medel.


VER NOTAS ANTERIORES, INGRESANDO A: 


CON UN PENTAGRAMA EN EL ALMA

"TILE" MEDEL CUMPLE 100 AÑOS



Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario