San Bernardo: escucharlo impulsaba a volverse mejor

Al adherir a la celebración de San Bernardo, Santo Patrono de Guanaco, compartimos algunos de sus pensamientos, que forman parte de las virtudes oratorias que lo caracterizaban. Y dos recuerrdos con màs de medio siglo de antigüedad.



La festividad de San Bernardo de Claraval, permite honrar además a uno de los Padres de la Iglesia, nacido en Borgoña, Francia, en el año 1090. Junto a sus siete hermanos recibió una excelente formación. Tenía un extraordinario carisma de atraer a todos para Cristo.  Amable, simpático, inteligente, bondadoso y alegre. 

Virtuoso orador. Su inmenso amor a Dios y a la Virgen Santísima, y su deseo de salvar almas, lo llevaban a estudiar horas y horas cada sermón que iba a pronunciar. El efecto de sus palabras era notable. Bien se ha dicho que "Escuchar a San Bernardo era ya sentir un impulso fortísimo a volverse mejor".

A modo de ejemplo, he aqui algunas de sus impresiones, junto a los mejores deseos y un afectuoso saludo a la comunidad de Guanaco, en este 20 de agosto:

- ¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre.

- La muerte os espera en todas partes; pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros.

- El desconocimiento propio genera soberbia; pero el desconocimiento de Dios genera desesperación.

- La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento.

- El infierno está lleno de buenas voluntades o deseos.

- La novedad es madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza.


RECUERDOS FOTOGRÁFICOS


Antigua secuencia del templo San Bernardo en sus orígenes, un 20 de agosto. Y tres vecinos posando en la plaza, a la derecha, de sombrero claro, Ernesto Manfrino; a su lado, Ricardo Zanga. (Fotos; gentileza familia Manfrino)



Otro recuerdo. Ernesto Manfrino posando junto a otro vecino, frente al templo San Bernardo.  (Foto, gentileza familia Manfrino)





Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario