Día del periodista: recuerdo y homenaje a Sotero Barrientos y Viterbo Ferrer

Adherimos a la celebración evocando a Sotero Barrientos y Viterbo Pedro Ferrer, ambos de destacada labor periodística en Pehuajó. Quien fue y que hizo Barrientos conforme afirmaciones de Ferrer. Impresiones que evidencian las características del periodismo de campaña 120 años atrás.



Como adhesión al día del periodista, evocamos a Don Sotero Barrientos, que cumplió destacada labor periodística en nuestra ciudad. El recordado colaborador de mirá, Viterbo P. Ferrer, que mantuvo una estrecha relación con Barrientos, en reiteradas oportunidades exaltó su intensa actividad. Y como siempre, el inmenso placer de tener presente en este dìa al apreciado periodista y escritor, Viterbo Ferrer, que desde una radiante estrella nos ilumina y acompaña.

Barrientos había nacido en Chivilcoy, el 22 de Abril de 1879, hijo de Rudecindo Barrientos y Felisa Ferreyra. Era el mayor de siete hermanos, Sotero, Esteban Nemesio, Rudecindo, Héctor T., Joaquina y Carolina, todos nietos de los fundadores de Chivilcoy.

Entre otros detalles, Ferrer destacó que su abuela, Joaquina Ramírez, era sobrina del caudillo entrerriano don Pancho Ramírez. Don Manuel Pérez Belgrano, era tío abuelo de don Sotero, e hijo de Ana Belgrano de Pérez, a la sazón hermana del General Manuel Belgrano.


ELIGIÓ RADICARSE EN PEHUAJÓ

Si bien por sus vínculos podría haber abierto promisorios caminos en la Capital Federal, optó por abrirse camino solo. En 1897, con 18 años de edad, se viene a nuestra zona. Al poco tiempo de estar en Pehuajó, voluntariamente se enrola en el Ejército Argentino ante el inminente conflicto bélico con la República de Chile. En 1900 y 1901 integra el Regimiento II de Caballería de Línea “Las Lajas” de Neuquén.

Superada aquella eventualidad bélica, retorna a Pehuajó y el Intendente Antonio Azcona lo hace ingresar a la Municipalidad y en el sector contable, pero en virtud de sus conocimientos militares se desempeñó además, como instructor del grupo de Guardias Nacionales, que realizaba ejercicios los días domingos en la entonces alambrada plaza principal de la ciudad.


EL PERIÓDICO “LA UNIÓN”

El 12 de Octubre de 1902, Barrientos funda el Establecimiento Tipográfico “La Unión”. En 1905, su amigo chivilcoyano, Juan José Carrera, funda el bi-semanario “LA UNIÓN” y en abril de 1907, Soteros funda la Revista bimensual “TREBOL”, que difundía poemas e ideas filosóficas.

A fines de 1908, adquiere a su socio la parte del periódico, junto a su colega José P. Pereyra y se hace cargo de la dirección desde 1909. Al año siguiente, se realiza en Nueva York, un Congreso General de la Prensa Americana. “La Unión” de Pehuajó, es clasificada en cuarto lugar y recibe medalla de bronce y diploma por su constante defensa de la libertad de prensa.

En 1917, el diario porteño “La Nación”, lo nombra corresponsal en nuestra ciudad y el año 1918, es nombrado Secretario del Intendente Municipal don Clemente Inchauspe, cargo que desempeñara durante ocho meses y renunciara.

Hacía 1933, a raíz de dificultades económicas financieras, hace entrega a sus empleados del periódico La Unión y se retira a vivir en un sector alejado del centro, una modesta morada, verdadero rancho criollo, rodeado de muchas plantas y adornado con arbustos y flores.

En 1947, el Vice-Gobemador Machado lo designó como empleado del Museo de la Dirección de Geodesia. Estuvo dos años en La Plata y regresó a Pehuajó y trabajó en la Dirección de Vialidad. Alejado de los medios periodísticos, nunca declinó su apego a la tarea de leer y escribir.


VIVIÓ SUS ÚLTIMOS AÑOS ALEJADO DE PEHUAJÓ

En 1977, justo el 7 de junio, día del periodista, sus hijas lo llevan a Hurlingham. Tras largos años de residencia y de luchas, le dice adiós definitivo a Pehuajó. Dos años después, el 7 de diciembre de 1879, fallece en la mencionada ciudad del partido de Morón.

El 13 de marzo de 1984, sus restos mortales son trasladados a Pehuajó, por iniciativa de un grupo de periodistas, escritores y amigos, y la gestión del entonces Intendente Julio Rodríguez. Más tarde, el municipio destina un sepulcro que se habilita el 7 de junio de 1989. Desde ese día sus restos descansan en él suelo amado y allí se venera su memoria por los tiempos de los tiempos…

En esta fecha que rinde tributo al periodismo, complace recordarlo y remarcar las impresiones de otro destacado periodista y escritor, Viterbo Pedro Ferrer, fallecido hace 6 meses.

Don Sotero Barrientos -escribió Ferrer- fue un eterno estudioso. Leía y se instruía a diario, aprendiendo religiones, parapsicología, geografía, historia, literatura y medicina naturalista, entre otras tantas materias que abordaba. Supo escribir mucho, aparte de sus encendidos artículos periodísticos; relatos, poesías e incluso ensayos e incluso una serie de apuntes de historia lugareña, en ediciones de su periódico, que no concluyera y mucho menos llegara a reunirlo en un libro.

La prédica del estilo periodístico que Barrientos impusiera al bisemanario -que aparecía miércoles y sábados- era insobornable y contundente y ello hizo que algunas veces intentaran destruir su imprenta, para acallar su valerosa voz. Su sede funcionaba en pleno centro, calle Yrigoyen nº 659, entonces denominada Carlos Pellegrini.

Barrientos era un hombre muy culto, de maneras agradables en su trate personal y muy respetuoso. En la placidez del bucólico rincón de extramuros, vivía la paz de la vejez, en su desapego a las riquezas materiales; humilde y sencillo”.


CONOCIÓ A RAFAEL HERNÁNDEZ, RUBÉN DARIO, ALMAFUERTE Y A GABINO EZEIZA

Como complemento a lo expresado, Viterbo Ferrer, afirmó:

- “Don Sotero, de niño, conoció a don Rafael José HERNÁNDEZ, cuando el agrimensor en su ciudad natal, difundía su proyectada colonia agrícola “Nueva Plata” (partido de Pehuajó); y mas tarde, al ser enviado a Buenos Aires a estudiar el secundario, estando de escriba en el gabinete de un procurador, lo ve y trata por segunda vez”.

- “El domingo 2 de agosto de 1908, co-funda el Club Atlético Pehuajó, siendo electo su primer Presidente, a cuyo cargo renuncia dos anos mas tarde, cuando es intervenida la Comuna por el Gobierno Provincial y se hace cargo de la misma el doctor don José Arce, con quien tiene una controversia por la firmeza de sus inclaudicables ideales de libertad”.

- “Actuó mucho en política, siendo un fervoroso admirador del celebro tribuno Alem; habiendo sido candidato a concejal municipal por la UCR en 1920 y a senador provincial hacia 1937. Conoció y trató a la familia Mitre, a Rubén Dario, a Almafuerte, a Peralta Ramos, a las hijas del Gobernador Rocha y al payador Gabino Ezeiza”.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario