Pehuajense participa en importante estudio sobre el halcón colorado

El investigador Luciano Echeto (especialista en temas relativos a las ciencias ambientales), se encuentra trabajando en un proyecto perteneciente a la Dra. en Ciencias Biológicas Paula Orozco Valor, sobre el estudio del halconcito colorado en el centro de Argentina.



La actividad consiste en revisar los nidos y registrar los diferentes eventos reproductivos. Se capturan tanto adultos como pichones, se anillan y toman medidas corporales junto a la extracción de sangre y fotos. Se evalúa la disponibilidad de alimento (haciendo conteos de ratones, censos de aves y relevamiento de invertebrados mediante el uso de una red entomológica).



Luego de realizar investigaciones de la especie, el científico formula precisiones:

Nombre científico: Falco sparverius.

Otros nombres comunes: cernícalo, halconcito común, cuyaya, halconcito canela, entre otros.

Descripción: habita desde Alaska y Canadá hasta Tierra del fuego e islas Malvinas (hay sectores del amazonas en donde no se encuentra). Muy cazador, posee vuelo rápido, alas largas y agudas, patas cortas con garras. Emite un continuo “titititití”.

Hábitat: vive en áreas abiertas y rurales, pastizales, montes, bosques, costas y ciudades.

Alimentación: consume insectos que captura en vuelo o en el suelo, otros invertebrados, aves, anfibios, reptiles y mamíferos.

Diferencias sexuales: el macho mide unos 26 cm, su dorso y cola son rojizos, alas grisáceas y pecho y vientre blancos con manchitas negras. Cola rojiza lisa con una banda negra terminal La hembra aprox 28 cm, dorso rojizo con barras negras y pecho con muchas estrías marrones. Cola toda barrada; cabeza con colores más pálidos.

Reproducción: no construye nido propio. A partir de Septiembre deposita entre 2 y 6 huevos color ocre con pintas y manchitas castañas, en cavidades de árboles, postes, barrancos, nidos abandonados por otras aves (realizados por carpinteros a modo de ejemplo) y cajas nido. La incubación es efectuada por ambos padres durante un mes aproximadamente. Los pichones poseen plumón blanco y piel rosada al nacer; al mes reúnen condiciones para salir volando del nido e independizarse.

Costumbres y curiosidades: se lo puede observar en sitios visibles como postes, prefiere zonas abiertas para alimentarse y divisar a sus presas con una vista aguda, localizando el alimento hasta 100 metros de distancia. En ocasiones queda suspendido en el aire, batiendo rápidamente sus alas (halconeo) mirando a sus presas y cazándolas en el suelo. Muy utilizado en cetrería (arte de cazar con aves rapaces).

Dichos: hay un dicho popular en algunas regiones que dice: “cuando el halcón grita, cazar quiere”, haciendo referencia a una persona que tiene hambre y pregunta seguidamente cuando va a estar la comida.

Importancia: vital para el control de las poblaciones de ratones e insectos perjudiciales. Forma parte de la cadena alimenticia, es depredador y presa de otros animales. Indicador fundamental de la calidad del ambiente. No está en riesgo de extinción, aunque la especie se debe estudiar continuamente con el fin de que no corra peligro futuro.

Autores: Investigador Luciano Echeto / Dra. en Ciencias Biológicas Paula Orozco Valor

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario