Una vida consagrada a la educación y la religión

El convecino Raúl García hoy cumple 91 años. Al adherir a la grata celebración, complace revivir la entrevista publicada en nuestro portal, en julio de 2014. Más de medio siglo de acción educativa y la trascendente tarea religiosa que aún cultiva en la histórica Iglesia Evangélica Menonita.


Es una de las destacadas personalidades pehuajenses. Una vida consagrada a la educación y la religión. Más de medio siglo en el ejercicio de la docencia. Dedicó 42 años al Colegio Nacional de Pehuajó. Hace más de 50 años que junto a su esposa pertenece a la histórica Iglesia Evangélica Menonita. Su misión alcanzó trascendencia internacional como Presidente del Congreso Mundial Menonita. Con palabras precisas y reflexivas evalúa la labor cumplida en el campo educativo y religioso.

Raúl García y su esposa, Anita E. Swartzentruber

Raúl García es traductor y profesor de inglés por la Universidad Nacional de Córdoba. Además alcanzó un máster en educación religiosa, durante su estadía en la ciudad de Goshen, del estado de Indiana en Estados Unidos. Tiene 83 años y desde hace cinco décadas se dedica a la formación académica de centenares de pehuajenses, junto a su esposa Anita Edna Swartzentruber.

Siempre tuve vocación mística espontánea”, expresa García, al referirse a su profesión, y al momento de destacar situaciones o vivencias dentro de su ámbito laboral, el pehuajense elige tres obviamente vinculadas al Colegio Nacional donde estuvo durante 42 años: “Uno fue ganar el concurso para el rectorado por antecedentes y oposición. Dos: haber traído el proyecto 13 a nuestro Colegio, que implicó profesores de tiempo completo, tutoría, clases extras, etc. Tres: la construcción del nuevo edificio y gimnasio del Colegio Nacional en el lugar donde hoy está”.


MEDIO SIGLO DE DOCENCIA

El profesor Raúl García, en la rectoría del Colegio Nacional y Comercial de Pehuajó. (octubre de 1970)

Raúl y Anita se formaron en la Academia Goshen, en Estados Unidos, y tras su retorno a Pehuajó comenzaron a impartir clases de inglés. “Llevamos con mi esposa más de 50 años de docencia con centenares de alumnos a través del tiempo. Han cambiado las circunstancias con deterioro de la enseñanza-aprendizaje. Hay que seguir trabajando por los principios y valores”, señala el profesor.

A la hora de hacer balance, se muestra “satisfecho por lo logrado” y destaca cada uno de sus logros obtenidos: “fui preceptor, profesor, vicedirector y rector por concurso. Satisfecho por haber acompañado por más de medio siglo a la Congregación Menonita de Pehuajó, junto con mi esposa”.


LA IGLESIA EVANGÉLICA MENONITA

Además de su pasión por la enseñanza del idioma extranjero, García llevó adelante una importante misión dentro del campo religioso. Desde hace décadas, ocupa cargos importantes dentro de la Iglesia Angélica Menonita, situación que jamás imaginó. “Fue una gran sorpresa que resultara electo Presidente del Congreso Mundial Menonita desde 1990 a 1997, por la trayectoria. La Facultad “Goshen” de Estados Unidos nos concedió la distinción “Cultura para servicio” al matrimonio Swartzentruber-García, por antecedentes y servicios a la comunidad. Y además reconocimiento de la Internacional Christian University de Estados Unidos”, relata.


UNA BENDICIÓN PARA LA VIDA

- Raúl y Anita,  junto a sus hijos Daniel David (doctor en Economía), David Pablo (kinesiólogo y fisiatra) y Esteban Andrés (doctor en filosofía).

Su misión dentro de la Iglesia Evangélica Menonita, con trascendencia internacional, ha sido de singular gravitación. “Fue de gran aprendizaje y bendición para mi vida. Conocí más de medio mundo y su problemática”, sostiene y en referencia a la tarea evangelizadora que es interminable, afirma que se siente reconfortado y sigue “modestamente intentando hacer lo que hizo Jesús: predicar, enseñar y hacer bienes”.

Al indagar sobre acciones y hechos ecuménicos entre distintos cultos, donde García en más de una ocasión ha sido partícipe, su aspiración en tal sentido es contundente: “Jesús oró (San Juan, capítulo 17) para que fuéramos consumadamente “una cosa”. Lamentablemente, la condición humana no ha terminando de entenderla”.


LA NECESIDAD DE VOLVER A DIOS

Al preguntarle cómo vislumbra o presiente el tiempo que vendrá, el experimentado pastor, que ha tenido la posibilidad de palpar la realidad humana en todo el mundo, su respuesta también es terminante: “Es tiempo de volver sincera y decididamente a Dios”.

Teniendo en cuenta que los evangelistas menonitas han compartido preocupaciones con el catolicismo, García expresa su opinión en cuanto al rol de un argentino al frente de la Iglesia Católica: “Francisco” intenta llevar a la Iglesia a su verdadero lugar y vigencia”.

Por último, a modo de mensaje a la comunidad, el destacado convecino expresa: “Agradezco este privilegio de compartir con la gente de Pehuajó mi testimonio de vida y deseo lo mejor para mi ciudad, su gente, su futuro”.


PING PONG

El Pastor García en reciente predicación.

-¿Un deseo?: ”Pacificación, cese de violencia generalizada”.

-¿Un amor?: “Anita, 58 años de casados”.

-¿Una frustración?: “No buscar, la gente, más decididamente a Dios”.

-¿Una esperanza?: “Que la gente reaccione a tiempo para salvación”.

-¿Un rencor?: “No tengo rencores”.

-¿Una gratitud?: “A Dios, por haberme sostenido durante los 42 años de mi vida dedicados al Colegio Nacional”.

-¿Una ingratitud?: “Evito recordarla”.

-¿Un recuerdo?: “La construcción del edificio del Colegio Nacional y gimnasio. La comisión cooperadora del mismo”.

-¿Una alegría?: “Mi familia”.

-¿Un reproche?: “Haber sido alguna vez diferenciado por mis convicciones”.

-¿Un elogio?: “Para mi esposa e hijos”.

-¿La Iglesia Evangélica Menonita?: “Lugar adonde profundicé mi fe. Iglesia histórica desde 1525. Pehuajó, primera iglesia menonita en Latinoamérica”.

-¿Pehuajó?: “Mi lugar”.

-¿Jesucristo?: “Mi modelo y Señor”.

-¿Raúl O. García?: “Un modesto discípulo cristiano”.


Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario