Quinceañera a pleno campo, mateando y escuchando radio

Recreamos una experiencia fotográfica realizada en un campo de nuestra zona. Inédita y creativa que documenta los quince años de una adolescente, rompiendo estilos y costumbres.



Noviembre de 2018, tarde de clima agradable, joven vecina de la localidad de Curarú, concibe testimonio fotográfico de sus quince primaveras, en medio del campo. Inédito para algunos, insólito para otros. Ingenioso y creativo para quien asumió el desafío.

Se armó el escenario, en un lote cubierto por cebada a un mes de la trilla. Una mesa, bancos, una pava, un mate, un antiguo receptor de radio, una panera de mimbre con cinco felipes de criollo pan, y ella, Guillermina, la quinceañera.


La idea había surgido un mes antes cuando la cebada comenzaba a madurar y permitía simular un trigal, cereal apropiado para asociar un pan como expresión productiva. Cebada o trigo, igualmente cumplían el propósito alentado.



Y comienza la sesión de fotos, totalmente ajena a conocidos estilos y costumbres. El clima era agradable, sereno y se hacia sentir aún más en ese ámbito campesino. Pero la naturaleza tiene reacciones imprevistas. De repente se formó un tormenta, se levantó fuerte viento y hubo que apurar todo. Igualmente el objetivo se pudo cumplir a pesar de los caprichos climáticos.

La inesperada tormenta



Objetivo cumplido a pesar del viento y la amenaza de lluvia.

Extractamos de una amplia colección algunas secuencias de la inédita experiencia. Y complacidos compartimos con nuestros lectores y las integramos a la sección "Siempre bellas", al tiempo que felicitamos y valoramos la modalidad elegida.


Quinceañera: Guillermina Frias
Idea: Gustavo Rovira
Producción: Rovira Gustavo (fotografía-sonido e iluminación)
Ámbito: campo de la familia Rovira.





Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario