Simplemente “Sabor a tango”

Durante casi tres lustros difundió la música ciudadana por la recordada LT22 Radio Nueva Era, bajo la conducción de Emilio Guajardo. Nuestro recuerdo y homenaje en el Día Nacional del Tango.



La celebración del Día Nacional del Tango, motiva para recordar a uno de los programas radiales más exitosos emitidos en Pehuajó. Asimismo, a su creador y conductor, apasionado amante de la música ciudadana, que nos dejó tempranamente.

Emilio Héctor Guajardo y su inconfundible "Sabor a tango". Comenzó a emitirse el 4 de julio de 1971, a un mes de la salida al aire de LT22 Radio Nueva Era y concluyó el 5 de julio de 1985, a raíz del deterioro de su salud. Durante catorce años difundió nuestro tango a los cuatro puntos cardinales del pago hernandiano, con encomiable dedicación y ejemplar responsabilidad.

Comenzó en horario diurno pero luego las ondas tangueras coparon las noches de la popular emisora y con el respaldo de una gran audiencia "en la ochava que formaban LT22 y la noche", Héctor Emilio, Emilio o el "Guaja" generaban un especial "Sabor a tango".

Eran tiempos de radio muy diferentes a los actuales. Había que cumplir con estrictos requisitos, como pautas previas, registro de temas musicales a emitir, datos de autores y horario de emisión, exigencias que para "Sabor a Tango" eran parte de una rutina cotidiana porque Emilio no dejaba detalle librado al azar.

Cada programa era elaborado minuciosamente, bien pensado, analizado. De puño y letra, y con impecable prolijidad, definía libreto tema por tema. Media hora antes ya estaba en la radio y en tiempos de inundación dejaba su Fiat 600 sobre el acceso Güemes y esquivando charcos llegaba a los estudios de LT22.

Coordinaba con el operador de turno detalle por detalle. “LP (Longplay) de Anibal Troilo, surco cuatro...”, con apunte preciso del tema elegido y cada disco debidamente señalizado. Era escaso o nulo el margen de error. Tenía que salir como se había diseñado. Era un reflejo de la seriedad y responsabilidad que Guajardo puso en evidencia en todos los actos de su vida y cuando dependía de terceros, su autoexigencia era mayor aún.

Su impecable metodología de trabajo, se transmitía en cada "Sabor a tango". El ciclo estimulaba el goce musical y aportaba conocimientos sobre autores, compositores, cantores, orquestas y matices de cada composición que salía al aire.

En este día nacional del tango complace evocar "Sabor a tango" y a Emilio Héctor Guajardo. Fue como una escuela de música ciudadana a través de la radio. Un lugar de encuentro para quienes vivían y sentían esa expresión tan nuestra, por aquellos tiempos ocupando los primeros lugares de difusión.

Complace evocar "Sabor a tango", en este día que recuerda el natalicio de Carlos Gardel y Julio De Caro, más aún cuando el popular género rioplatense está en silencio, un tanto adormecido. No hay espacios en los medios nacionales y en nuestro Pehuajó, gracias a Dios, sigue vigente "Milongueando en el 60", por FM City, de la mano de José "Negro" Banno.

Complace evocar "Sabor a tango" y ratificar en su día que está vivo, porque la música del pueblo no morirá jamás. Pasarán tiempos de malaria y será superado el "corte y la quebrada" que se percibe y el "Sabor a tango" volverá a exhibir sus bondades porque representa nuestra manera de ser y de sentir.

Feliz día tangueros, presentes y ausentes. Hay un fuelle que rezonga y desde el cielo, el querido "Guaja" nos acaricia con una lluvia de estrellas, una ochava forman la noche y LT22, y un suave y nostálgico "responso" bajo la batuta del maestro Osvaldo Pugliese nos dice que ya comienza "Sabor a tango"...




Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario