El orgullo de vivir en la casa construida por Rafael Hernández

El recuerdo de un encuentro en la casa de Rafael Hernández en Nueva Plata. Impresiones de quien la recibió en donación por parte de los descendientes. Un lugar de fuerte connotación histórica.



El pueblo fundado por Rafael José Hernández cumple 132 años de vida, echamos una mirada al pasado más reciente y recordamos la visita realizada a la casa que perteneciera a los Hernández, cuando allí residía la convecina Catalina Pignanelli de Allegrini.

La visita al histórico solar nuevaplatense tuvo lugar el 15 de junio de 1998, como parte del ciclo periodístico “Nuestra Gente”, emitido por Beteco TV Color y que justamente ahora se reprisa por el mencionado canal rural codificado, todos los lunes a las 21 horas.

Fue en vísperas del invierno, una tarde intenso viento, particularidad climática que no fue obstáculo para conversar en el cuidado jardín de Catalina, sobre Rafael Hernández, sus hijas y sus descendientes.

A esta casa –remarca Catalina– la hizo hacer Rafael Hernández para su hija Anselma. Tenía otra forma, yo la fui reformando en los últimos años”, acertado criterio que permitía asegurar su mantenimiento y conservación.



El viento sacude la cabellera de Catalina y la emoción embarga sus palabras: “Estoy tan contenta de vivir acá. Ellos me la regalaron e hicieron la escritura. Los descendientes siempre que vienen por estos lados, me visitan. La última que estuvo fue Elenita Hernández, una de las bisnietas más chicas”.

Catalina recorre con la mirada la vieja casa y surge el recuerdo de Ernesto Cilley Hernández que solía viajar a Nueva Plata y naturalmente estar un rato en este lugar “Ahora –añade Catalina- quedan los descendientes que recuerdan todo con mucho cariño. Cuando pueden vienen, les gusta mucho el jardín y me ocupo de conservarlo”.

Indudablemente se entremezclan vivencias, pero en todo momento el sentimiento de gratitud aflora en la entrevista. “Es mía gracias a los Hernández y siento orgullo de vivir aquí. Yo podría estar viviendo en Pehuajó, pero no me gusta. Me quedé acá y cuido la casita de ellos”, acota con un gesto de sincero reconocimiento.

El breve encuentro con Catalina Pignanelli de Allegrini, hace 22 años, aquella tarde de junio, tuvo una connotación muy especial. Pisábamos el suelo hernandiano, el suelo de la Villa Nueva Plata como se llamó originalmente. Y evocábamos la obra de aquel visionario que tanto hizo por su Nueva Plata y por Pehuajó.

Y este 1º de diciembre, día del cumpleaños de Nueva Plata, sin festejos y en silencio, complace evocar el diálogo y las impresiones de quien vivió en la casa de los Hernández.


Fotos captadas de la emisión de "Nuestra gente", ciclo que se reprisa por BeTeCo TV Color, los días lunes a las 21 horas


Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario