Pehuajenses, con caña y ruda, agradecen a la madre tierra y piden por un futuro mejor

Una tradición que gana adeptos año tras año. Muchos pehuajenses cumplen con el ritual. Caña con ruda para la buena suerte. Impresiones y experiencias. Detalles sobre el día de la pachamama.


La interesante y sana costumbre viene de lejos. El rito de la pachamama (madre tierra) es un culto de los pueblos andinos previo a los incas. Se tomó como fecha el 1° de agosto porque marca el inicio agrícola y es justo agradecerle a la pachamama y pedirle para que en los meses venideros ayude para que la cosecha exprima y la salud acompañe.

Hay dos maneras para practicar el rito. Hacer un hoyo en la tierra y darle de comer a la pachamama o tomar caña con ruda macho. Ésta última es la más frecuente cada 1 de agosto y cada año conquista mayor cantidad de adeptos.

En Pehuajó el culto a la pachamama es cada vez mayor. Y este particular 2020 tuvo un énfasis más intenso, además de agradecer a la madre tierra, se imploró por la superación del complicado momento que se vive, que no haya mayores secuelas, que se fortalezca la salud y tengamos un devenir promisorio.


PROMOCIÓN DE LA CREENCIA

El convecino Rubén Pereyra, empleado de la Cooperativa Eléctrica y dirigente del Sindicato de Luz y Fuerza, es uno de los constantes cultores del rito junto a familiares y amigos. Rubén lo inició hace años con familiares radicados en distintos lugares del país y en los últimos años lo transmitió en ámbitos laborales.

Unos días antes prepara el brebaje para que macere, compra una botella de caña y le introduce algunas hojas de ruda macho y la guarda bien cerrada. El 1 de agosto la sirve y comparte con sus familiares y amigos. Así honra y mantiene latente la vieja tradición afianzada en Argentina por los indios guaraníes, inicialmente al reconocer las propiedades de la ruda macho con positivos resultados contra parásitos y malestares gastrointestinales.

Leticia Mainetti, vecina del barrio Los Robles, expresó: "Cultivo esta tradición, con mi marido, cada 1 de agosto esperando que caiga como una bendición más, especialmente este año preocupados por todo esto que estamos pasando. Para agradecer y pedir para que se vaya esta pandemia que estamos viviendo".

Leticia Mainetti y su esposo continúan con el ritual durante todo el mes de agosto

Algunos jubilados de Luz y Fuerza también continúan con el ritual, aunque este año limitados por el aislamiento social, por ello quienes no pudieron hacerlo justo el día 1, el culto a la pachamama se extiende todo agosto y desde el lunes, en la sede sindical de la Avda. Perón habrá una botella especialmente preparada por Rubén Pereyra y podrán beber los tres tragos de caño y ruda, protocolo sanitario de por medio.

Fabiana Alejo a su manera adhiere a la caña con ruda.

Fabiana Alejo, es otra de las practicantes del rito iniciado cuando cumplía funciones en la Cooperativa, además de valorar la antigua creencia, destacó el espíritu de fe que transmite el impulsor Pereyra. "Rubén -dijo a mirá- tiene algo especial. Doy testimonio que ante un dolor de cabeza, te arrima una mano a tu cabeza y vos sentís un alivio". Alejo, acotó además, que atento a los rituales sobre la madre tierra, el primer mate debe escupirse en la tierra porque es una ofrenda a la pachamama".


RECUERDOS Y LINDAS SENSACIONES

Rubén junto a su hija Romina. Toda su familia comparte el ritual.

Rubén Pereyra, indudablemente promotor del ritual, señaló: "Empecé con esto ya hace más de 20 años, desde que conocí familiares que lo practicaba. Conocía esa tradición pero nunca la había practicado antes".

Al preguntarle que siente o que sensaciones lo invaden, responde: "No es fácil explicarlo. Es un ritual, una creencia y cómo tal tenés que sentirlo, me trae recuerdos y sensaciones lindas". Por último agradeció a "mirá" por fomentar la costumbre porque "Nunca debemos perder nuestra cultura. Es nuestra identidad, un pueblo sin pasado está destinado a dejar de existir".

Seguramente, hay muchos vecinos más que rinden culto a la pachamama. Lo expuesto en base a pehuajenses vinculados a nuestro portal permite dimensionar los alcances de la celebración que por otra parte, en las últimas horas, ha sido motivo de exaltación y referencia en medios de difusión de todo el territorio nacional.


DÍA DE LA PACHAMAMA

La Pachamama es la más popular de las creencias expresadas con fuerza por los pueblos originarios en América Latina. “Pacha” significa universo, mundo, tiempo, lugar, mientras que “Mama” es madre.

Don Ramón Toledo, desde Ushuaia fiel a la tradición.

La leyenda menciona que agosto es el tiempo de adoración a la Madre Tierra, época de agradecimiento por las cosechas y el buen tiempo, por los animales y la abundancia del suelo. Por eso, el primer día de este mes se revive el ritual de gratitud a la tierra, un rito que sobrevivió a la colonización española y traspasó fronteras.

Los rituales de esta tradición fueron variando con el tiempo, tomando distintas formas y enriqueciéndose con los legados culturales, históricos y sociales de diferentes comunidades. Es así que de acuerdo a las costumbres ancestrales de cada pueblo, cambia el modo de celebración.

En la provincia de Salta, la ceremonia apunta a recordar que todo lo creado proviene de la tierra. Los habitantes recurren al sahumerio para ahuyentar los posibles males que hayan quedado dando vueltas en sus casas. Mientras que en la provincia de Jujuy, luego de una comida comunitaria, se cava un hoyo y se da de comer y beber a la Pachamama, depositando hojas de coca, chicha, alcohol y cigarrillos. Luego se tapa el pozo con tierra, botellas de alcohol y vino.

Para completar la ceremonia, los presentes se toman de la mano para expresar el espíritu de hermandad que reina, y danzan alrededor del hoyo ya tapado, al son de la caja, flauta y la copla.

La caña con ruda, según aquellas costumbres, alivia enfermedades y se transforma en un rito de propiciación. Para otros, es una vacuna contra el mal de ojo y la mala suerte para todo el año.

En otros lugares del país, especialmente en el noroeste, también se estila colocar amuletos: en el tobillo, la muñeca o el cuello se ata un hilo blanco y negro de lana de llama o de oveja, hilado hacia la izquierda, y se lo conserva puesto hasta que se rompa, costumbre ésta que en los últimos años se ha extendido en distintas regiones del territorio.

Más allá de las diferentes formas en la que cada comunidad lleva adelante sus rituales, la celebración del día de la Pachamama aparece como un acto de defensa de las creencias y cosmovisiones de los pueblos originarios. Esta conmemoración es sinónimo de la supervivencia de historias ancestrales y de una visión compleja que une al hombre con su verdadera cuna: la Tierra.




Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario