“Ser tolerante, tener empatía y mostrar interés por los demás”

Decisiones y experiencias que cambien la vida. Además de bombero voluntario, actor y mago. Emotivas vivencias de servicio a la comunidad.


Enrique Daniel Casas (52), egresado de la Escuela Técnica, integra el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pehuajó, se desempeña como Técnico de Red y por otra parte es actor y mago, mundos diferentes a las otras actividades pero que representan un especial complemento para nuestro entrevistado.

- ¿Por qué y cuándo te decidiste ser bombero voluntario?:
- “¿Por qué?, por la necesidad de ayudar, dar algo de uno sin recibir nada a cambio.
En el año 1992, hablando con Luis Gamizo, me comenta que se abría el curso de ingreso en Bomberos y se iba a inscribir. Le dije, te acompaño yo tengo ganas y no me animo a ir solo. Hicimos el curso de ingreso juntos y nos confirmamos once. De esa promoción hoy está Luis Gamizo y yo”.

Daniel recuerda de manera puntual el ciclo de capacitación y la importancia que el mismo reviste: “Me ayudó muchísimo. La etapa de preparación fueron los cimientos fundamentales gracias a los instructores Hugo López, Héctor Larsen, Néstor Castro, Miguel Branchesi, Jorge Guagliarello, Alanis, José Murgia. Estoy enormemente agradecido gracias a ellos aprendí mucho. Y la capacitación siempre siguió siendo mí el eje fundamental en la formación como bombero”.

“ENTENDÍ QUE YA NO VOLVERÍA A SER 
NUNCA MÁS EL MISMO”

A nuestro requerimiento, Casas evoca y valora de manera muy especial la primera salida como bombero voluntario. “Mi primera salida, no fue nada grande, ni cosa de otro mundo, algo normal. Fue un incendio de un rastrojo en un campo camino a Nueva Plata, pero para un bombero como yo, era la intervención más importante de mi vida hasta ese momento.

Me invadió, miedo, excitación, felicidad, angustia, euforia, y tal vez algunas más. Me sentía importante, la adrenalina fluía más rápido de lo que parecía posible. Al volver cansado pero contento por mi primera salida, me sentía otro, me sentía mucho mejor. Entendí que ya no volvería a ser nunca más el mismo, eso era lo que me gustaba y lo que quería hacer por el resto de mi vida”.

Elocuente y claro en sus apreciaciones, recuerda momentos que han quedado grabados en relación a sus servicios o intervenciones. “Para hacer un poco de memoria en el año 2001 hubo un accidente con un micro y un camión en la ruta 226 a la altura de la curva conocida como el hornero. Si algo me quedó grabado es el abrazo de una madre, que viajó desde Tucumán. Luego de ver a su hijo en el hospital, me buscó para conocerme, quería conocer al bombero que salvo a su hijo. Yo había asistido a su hijo entre los hierros retorcidos del camión en la banquina. El abrazo y las lágrimas de esa madre nunca me voy a olvidar. Fue eterno hoy todavía lo lo siento”.

Es evidente que el accionar de estos servidores voluntarios hay sensaciones y momentos muy especiales, cuando se salva una vida, una propiedad. A propósito Casas sostiene: “Salvar una vida. No tengo palabras para poder describir ese sentimiento. Pero hoy le puedo explicar a mi hijo porque llegue tarde o no estuve en su cumpleaños, por qué no lo podía llevar a jugar o lo despertaba en las noches, etc.”

VALORES, ACTITUDES Y AUTOCONTROL
Y el gesto del bombero traduce ese particular sentimiento y destaca al mismo tiempo el acompañamiento de su entorno familiar. “Si claro, cada vez que te convocan, mi mama está pendiente de que no te pase nada: La familia es la columna vertebral del bombero” y al referirse a la reacción que le provoca escuchar la sirena bomberil, afirma: “Hoy puedo decir que con mucho dolor, es muy difícil de explicar”.

Casas es consciente del tiempo transcurrido, al experiencia obtenida y en su intimidad, actualmente imagina su vida sin ser bombero voluntario, y aporta como mensaje para los jóvenes que aspiren a ingresar: “Para ser bombero se requiere sobre todo de valores y actitudes. Se debe poseer un gran autocontrol para hacer frente a situaciones difíciles, ser tolerante, tener empatía y mostrar interés por los demás. En definitiva, tener vocación”.

Concluye el encuentro y antes de hablar de su rol actoral y su apego a la magia, Daniel Casas recurre a la siguiente reflexión: “Buscando el valor del ser humano encontré esto. La ÉTICA: “Si tiene ÉTICA entonces su valor es uno (1), si además es inteligente agréguele un cero su valor será diez (10), si también es rico súmele otro cero y será cien (100), si por sobre todo eso es una bella persona agrégale otro cero y su valor será mil (1000), pero si pierde al uno que corresponde a la ÉTICA perderá todo su valor. Quedarán los ceros, sencillo sin valores éticos ni principios sólidos no quedará nada, simplemente delincuentes corruptos y malas personas”.


PING PONG
Daniel Casas, junto a Luis Gamizo y Daniel Enrique "el pequeño bombero"
-¿Un recuerdo?: “Crear el destacamento N° 4 en Guanaco desde cero”.
-¿Un deseo?: “Capacitar y formar nuevos bomberos”.
-¿Una ingratitud?: “Ver como se sirven de Bomberos”.
-¿Una gratitud?: “Haber formado y capacitado a bomberos voluntarios”.
-¿Un amigo?: “Muchos”.
-¿Un rencor?: “Energía desperdiciada”.
-¿Un amor?: “Mi hijo, mi familia”.
-¿Una esperanza?: “Justicia”.
-¿Un reproche?: “Creer que las personas cambian”.
-¿Dios?: “La necesidad del ser humano en creer en alguien, cuando se encuentra en situaciones que no puede controlar”.
-¿Un ídolo?: “Mi padre”.
-¿Pehuajó?: “Mi ciudad, donde tengo todo..!”
.¿Bomberos Voluntarios?: “Sacrificio, valor y abnegación”.
-¿Daniel Casas?: “Inquebrantable, honesto, hipersensible. Tenaz y alérgico a los bomberos impostores”.


ADEMÁS DE BOMBERO, 
MAGO Y ACTOR

Así como en otros bomberos voluntarios sorprende la realización de otras actividades en la comunidad, ajenas totalmente al servicio abrazado, Casas optó por el quehacer teatral y el mundo del ilusionismo. Es actor y es mago.

“Viste cuando sentís que estas por tocar fondo, que la terapia no alcanza – acota – me cruzo con Salvador Sufrate. Le estaban haciendo un reportaje porque comenzaba dar clases de magia. Hice el con Salvador durante dos años. Luego fui al mi Primer Congreso de Magos Argentinos y estuve trabajando en equipo un grupo de magos argentinos campeones del Mundo, como Henry Evans, Carlos Barragán, Daniel Mormina, Sebastián Semba, Fernando Arsenian y Bodie Blake”.

Y con respecto al teatro, señala: “Fue Sebastián Adam que me anotó en el TIP. Un día hablando acerca de cómo iba con magia, le comento que me estaba faltando la parte de actuación y me dice de hacer un taller en el TIP, que él no lo pudo hacer. Y así fue”.

Haciendo balance de la experiencia recogida, manifiesta: “Que puedo decir con la magia, más allá de haber tenido la oportunidad de conocer y aprender de tan grandes magos. No tengo palabras para describir. Cuando realizó shows, siento el aplauso y veo la cara de asombro del público. No hay dinero que te pague esa felicidad”.

Y con respecto al teatro, sostiene. “Es algo que jamás imaginaba, esa sensación que se siente cuando estás actuando. Poder dejar de ser uno. Ese momento en que ya no sos vos, es lo más emocionante que te puede pasar. A pesar del poco tiempo que tengo, hoy puedo decir que he conocido a las personas más grandes y maravillosas. Me encantaría poder nombrarlas a todas, pero seguro me voy a olvidar de alguien porque son muchas en el TIP y en “Lo de Oscar”. Aprovecho para decirles ¡gracias...!”.



Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. ¡Te felicito Daniel por ser un gran bombero y una gran persona!Fuiste además para mí un muy buen compañero de trabajo, muy merecida la nota que te hicieron.

    ResponderEliminar