Una estrella ilumina desde hace 50 años

Se encendió en el año 1970. Responde a requerimientos locales y de la zona. Esfuerzos sostenidos y una línea de conducta comercial. El recuerdo del impulsor y los sentimientos de “Miri”, su fiel compañera.


Este mes, otro comercio pehuajense cumple medio siglo de vida. Pinturería La Estrella, en la actualidad liderada por la señora Eder Nidia Arce (89), conocida por todos como “Miri”, quien vive con satisfacción haber llegado a los 50 años de actividad comercial, luego de tomar la posta que dejó su esposo, Luis Frino, impulsor del emprendimiento.

Y el recuerdo es ineludible. Luis fue luchador incansable que priorizó siempre el trabajo y la familia, haciendo honor a los valores inculcados por sus padres. Se desempeñó como distribuidor de Cola Cola, en tiempos que los denominaban “Cocaleros”, trabajó de fotógrafo y fue un especialista de la pesca, actividad ésta última que lo tuvo como activo protagonista en los inicios del club “Las Mellizas”.


Miri y Luis eran oriundos de Lincoln. Por razones laborales vivieron un tiempo en Paraguay, donde contrajeron matrimonio. Retornaron a su Lincoln natal y en 1970 emigraron a Pehuajó, donde consolidaron trabajo y familia.

“Miri” evoca su niñez con natural nostalgia. “Fui a la escuela numero 1 “Domingo Faustino Sarmiento” de Lincoln. Estudiábamos y hacíamos juegos con amigos y familiares”. Al recordar los años juveniles, sonriente, afirma que tuvo “miles de momentos buenos y malos también”.

EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS
Volviendo a la pinturería, reseña: “Comenzó, primero Luis, en el año 1970. Después, en 1971, se siguió en familia. Primero en calle Varela, frente a la Terminal. Después en calle Hernández y finalmente Del Valle 238. Se le puso el nombre de “La Estrella”, seguramente porque siempre miraba el cielo y contemplaba las estrellas y evocaba a los seres que partieron”.

“En medio siglo de trabajo, hubo etapas buenas y malas. Pasaron generaciones de clientes, familias, numerosos pintores, y hay muchos recuerdos, muchas historias, algunas cómicas y otras mejor olvidar”, afirma Miri.

Si bien hubo épocas muy complicadas, con esfuerzos y sacrificios fueron superadas. “Mientras vivió Luis nunca se pensó en cerrar, pero ahora está en venta”, revela Miri y acota que “jamás imaginó la vida sin el negocio, pero ahora es complicado…”

Con un dejo de resignación pero al mismo tiempo intima e inmensamente feliz por el camino recorrido, dejando de lado múltiples dificultades y contrariedades que afrontó en su vida, enfatiza “Agradezco a esas hermosas personas que me regalan una sonrisa, un abrazo, un beso y un hola Miri”.



PERSEVERANCIA Y SOLIDARIDAD


Sus ojos se iluminan con esa expresión de reconocimiento, que no hace más que ratificar su espíritu de lucha, de trabajo, de perseverancia y de solidaridad, demostrada más de una vez. Muchas veces ayudó a niños en edad escolar y con recursos limitados para que pudieran continuar estudiando, vecinos que ya formaron sus familias y aún la recuerdan y la visitan en su casa. Aún, emplea el tiempo libre, tejiendo escarpines para regalar a quienes lo necesiten.

Nuestras felicitaciones por el cincuentenario de la pinturería, por toda una vida de sostenida lucha. Ahora, Miri se predispone a afrontar una nueva etapa, de goce y sosiego con la satisfacción del deber cumplido. Una “estrella” desde cielo, llamada Luis, comparte el feliz acontecimiento…


PING PONG

-¿Un deseo?: “Paz en las familias”.
- ¿Una gratitud?: “A la vida, al tío Juan y a Teresita Massarotti (QEPD)”.
-¿Una esperanza?: “Reencontrarnos”.
-¿Un rencor?: “No sé odiar”.
-¿Una alegría?: “Mis hijos”.
-¿Un placer?: “Haberlos tenido”.
-¿Una frustración?: “No haber llegado juntos”.
-¿Pinturería La Estrella?: “Nuestro lugar”.
-¿Pehuajó?: “Rara ciudad”.
--¿”Miri”?: “Una trabajadora”.
Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. Que lindo pehuajo solia vicitarlo mucho rescuers la flia vivas Ferreira herrera

    ResponderEliminar