El ocaso de los ranchos de barro

Al adherir al aniversario fundacional de Magdala, una referencia a los tradicionales ranchos que cumplieron roles muy significativos en toda la región y de manera muy particular en esta localidad del partido de Pehuajó fundada el 10 de julio de 1908.

La localidad de Magdala cumple 111 años de vida. Oportunamente, destacamos como una particularidad del pueblo, la existencia de ranchos de barro, aquellas criollas construcciones hechas de adobe formado por bloques de barro y paja, del tamaño de un ladrillo.

Representaban un atractivo muy especial. En una ocasión se hizo un encuentro de artistas plásticos en la estancia Magdala, aledaña a la planta urbana, y los pintores registraron en sus telas los mencionados ranchos.

Actualmente, subsisten dos de los viejos ranchos, muy cercanos al ocaso, que permiten aún apreciar las bondades de un sistema constructivo tradicional, muy apegado a las costumbres criollas y camperas.

Los ranchos de adobe durante muchos años, ante el avance de las nuevas modalidades de construcción, desafiaron el progreso exhibiendo su notable fortaleza. Hace algunos años se realizaron estudios evaluativos en función de las condiciones ecológicas y asequibles del tradicional sistema.

Son parte de la historia lugareña. Había en toda la región. Si bien no existen datos concretos son muy pocos los que quedan. Su conservación como testimonio y monumento histórico gauchesco hubiese sido importante como tributo a nuestros antepasados y para conocimiento de las nuevas generaciones.

Adherimos al aniversario fundacional de Magdala, exaltando la aludida particularidad al tiempo que rendimos homenaje a todos los magdalenses, que durante más de una centuria fortalecen la identidad de su pueblo y honran a las comunidades rurales del interior bonaerense.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario