Un sueño que no pudo ser


NUEVA PLATA: CABECERA DE PEHUAJÓ

Hace 130 años, cuando se gestó la fundación, Rafael José Hernández, abrigaba la esperanza de que Nueva Plata fuera la cabecera del nuevo partido de Pehuajó, creado el 13 de agosto de 1889, y que el ferrocarril se extendiera hasta allí, pero el sueño de Rafael no se hizo realidad.

A propósito, años después en su libro “Pehuajó, Nomenclatura de sus Calles”, escribió: “Como hombre del oficio que ha fundado dos colonias en Misiones, una en Entre Ríos y cinco en Buenos Aires (Bolívar, Tres Arroyos, Pringles, Coronel Suárez y Nueva Plata), no puedo disimular el error que se cometió en la ubicación de Pehuajó, eligiendo una zona que tiene más de dos tercios inútiles para la agricultura, con terrenos salitrosos y anegadizos, con lagunas hasta de 600 hectáreas en las que se cosecha sal, sin poderse utilizar ni para criaderos de ostras o pescados, y edificando el pueblo en la parte más honda de la región; al borde de lagunas en que no se puede ni lavar ropa; desprovista hasta de vegetación acuática; que en tiempo de seca producirán emanaciones mal sanas, contra las cuales hay que adoptar permanentes precauciones”.

“A pocas cuadras de distancia, sin embargo, añade, hacia el Sud-este, había campos secos, elevados, utilizables en su totalidad para las sementeras y con aguas dulces de primera calidad. Como todo era territorio fiscal, no había más que elegir: pero en vez del criterio científico, se aplicó el criterio pampa. La población, el arte y la vigilancia municipal lograrán contrarrestar sus efectos».

A cuatro leguas de Pehuajó, se fundó, el 1° de diciembre de 1888, la denominada Villa Nueva Plata, con nombre y trazado muy similar y en recordación de la capital provincial”. Su trazado fue realizado por el Agrimensor Pita, en 1889, y la nomenclatura de sus arterias y plaza central la hizo Rafael con nombres familiares y otros rememorativos y afectivos.

Más tarde, conformó la colonia agrícola, compuesta por 40 chacras de 25 ha cada una, dándole ocupación y vida a través de la denominada Sociedad Colonizadora Nueva Plata, cuyo accionar tuvo variables y matices diversos, tema para abordar en otra ocasión.
Cabe señalar que, en la misma fecha fundacional, se decretó la erección de una Capellanía Vicaria, en una vivienda propiedad de Hernández. Posteriormente, en marzo de 1889, se elevó a la categoría de parroquia con jurisdicción en los distritos de Pehuajó y Trenque Lauquen. En 1891 se trasladó a Pehuajó y funcionó en la capilla del actual Colegio San José, hasta el 17 de abril de 1917 cuando se inauguró la iglesia San Anselmo.

Al trasladarse a nuestra ciudad la Capellanía Vicaria de Nueva Plata, se erigió allí la capilla San Rafael, cuyo edificio fue inaugurado el 27 de marzo de 1909.

Nuestra adhesión y homenaje a todos los pobladores de Nueva Plata, cuya connotación histórica, como queda expresado, es de singular importancia. Tierra hernandiana por excelencia donde Rafael y algún momento su hermano José, acunaron sueños que en caso de haberse concretado el devenir del distrito hubiese sido muy distinto.

Fuente: “Rafael José Hernández y Pueyrredón. 1840-1903. Apuntes de Historia de su vida y de su obra”, investigación de Viterbo P. Ferrer.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario