Talento y humildad

Por Félix P. Peyrelongue / chicofeo52@hotmail.com

Desde niña exteriorizó su inclinación por las artes plásticas. Impulsada por su madre, con esfuerzos y sacrificios, logró capacitarse en las distintas disciplinas pictóricas. Instaló su taller en la calle Varela y comenzó a recibir alumnos de distintas edades.

Su producción apuntó especialmente al dibujo y las caricaturas, conocimientos que transmitió a sus alumnos tanto en la faz particular y como profesora de la Dirección Municipal de Cultura, donde condujo -hasta los últimos días- el taller de dibujo humorístico con extensiones en las localidades de Chiclana, Guanaco, Nueva Plata y Francisco Madero.

Lamentablemente su salud se quebrantó y no pudo superar instancias muy dolorosas. El 27 de junio último se produjo su deceso. Tenía 52 años y su partida consternó a quienes compartían su quehacer en Cultura y numerosos convecinos que asistían a sus clases.
Una muestra de sus obras, realizada en la Municipalidad, impulsada por alumnos y compañeros de trabajo, fue un merecido tributo a su trayectoria, siendo evidente la profunda huella que dejó en el ambiente artístico pehuajense.

La profesora Claudia Vacas, que supo como pocos, superar adversidades y necesidades, no claudicó y fue fiel a sus principios y objetivos. Simple, humilde, tímida, pero dueña de un silencioso talento creativo que ahora se traduce en herencia y ejemplo a seguir por esas generaciones de chicos y chicas que aprendieron de su mano el ABC del dibujo y la pintura.

Ese es uno de los privilegios que tienen los amantes del arte. Su ausencia física, duele y consterna, pero la presencia es permanente, se refleja en sus creaciones y en la siembra docente que tarde o temprano da sus frutos.

Claudia siempre presente. Gracias por tu aporte y tu ejemplar humildad. Descansa en paz.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario