Felicidad total

CALAVERAS: CAMPEÓN 2016. Hizo el gol que valió el campeonato. Dejó todo en cada pelota: fuerza, ganas, ímpetu, coraje, decisión. Seguramente nunca imaginó darle semejante alegría al club de sus amores.
Nació en Pehuajó y dio sus primeros pasos futbolísticos en las inferiores de Progreso de Juan José Paso de la mano de Rubén Aguirre. Luego, Aníbal Folgar lo convocó a un Sub 15, y a partir de ahí, inició su rica trayectoria en Atlético Calaveras, si bien estuvo un año a préstamo (2010) en Defensores del Este. “Después volví para no irme más”, aseguró José Moretti, figura de Calaveras Campeón 2016.

El Mariscal Moretti también formó parte del plantel del Matadero que hace once años, en el mismo escenario, obtenía la estrella número 12 de la institución en la Liga Pehuajense de Fútbol. Ahora la historia se repitió. “No se explica con palabras, lo que siento es felicidad total. Por ahí este campeonato lo disfruté o lo viví distinto. Aquel (el de 2005) será por mi edad o que nunca me imaginé que iba a esperar tantos años para volver a dar una nueva vuelta… Ahora, esta vez, ver a muchos chicos emocionados, festejando, me llenó el corazón”.

El entusiasta defensor de la casaca del “Cala”, aún relajado, le cuesta asumir la importancia del gol que dio un nuevo campeonato. “Si un poco más tranquilo, todavía no lo puedo creer que me haya tocado estar ahí en ese momento. Siempre soñé en poder salir campeón y hacer un gol en una final. Igual no pensé que ese día se me iba a cumplir ese sueño”.

Y es cierto que cuando uno se los propone, lucha y no claudica, los sueños se cumplen. Si bien su rol en el equipo no está destinado a sacudir redes, Moretti lo invirtió en una jornada memorable. “Uno está para defender y no para hacer los goles. Por suerte este año pude festejar convirtiendo pero más disfruto si dejamos el arco en cero”, acotó.

A modo de reflexión, señala: “Si uno se propone metas, es lindo poder cumplirlas. Si en el fútbol lográs armar un buen grupo humano, con buenos jugadores, y si tenés humildad y sacrificio los resultados no tardan en llegar. Estoy orgulloso de ser parte de este equipo y de mis compañeros”.
José, admirador de Ponzio en el fútbol profesional, sostiene que “desde que se retiró el Burrito Ortega no me quedaron ídolos” y cuando habla de un futuro con la camiseta y el corazón en Calaveras, afirma: “el futuro no me lo he puesto a pensar hoy. Estoy donde quiero estar. Estoy muy cómodo en el club y tengo el cariño de todos… pero bueno, en el fútbol nunca se sabe lo que puede pasar”.

Y al final del encuentro, Moretti remarca su orgullo por pertenecer al equipo de Calaveras y por el título logrado. Agradece a todos, pero remarca: “No me quiero olvidar de Aníbal Folgar que eligió los jugadores junto a Pizarro y el profe. A Gastón de Antón que me dio la confianza cuando agarró como DT de volver a mi puesto y fue muy importante en lo que somos hoy como grupo y equipo. A mi mujer que me banca en este lindo deporte que amo. A mis hijos, a mis viejos, a la abuela que siempre está y a toda mi familia”.

Y una dedicatoria especial del título: “A toda la gente del Cala que no dejó de apoyarnos. Para todos ellos, muchas gracias”.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario