“El Ranchito” y la imagen de la Virgen

Es muy común ver en zonas rurales imágenes religiosas, de santos y no santos, a través de las cuales la gente profesa su fe. En algunos casos hasta montando una especie de altares callejeros, en otros limitados tan sólo a una imagen.

Hace un tiempo, un convecino seguidor de “Mirá”, que suele llegarse en forma periódica al lugar donde nació, se mostró gratamente sorprendido al ver una imagen de la santísima Virgen en la entrada al predio, donde otrora estaba el viejo puesto denominado “El Ranchito”, hoy parte de la estancia “La Matilde”, en la zona de localidad de Abel. Ayer, propiedad de Alfredo Ruiz.

El lector documentó el hallazgo. La curiosidad por un lado y la natural complacencia por otro, dado que se trata de un hombre de fe, justificaba la foto que ilustra el comentario de hoy.

Seguramente una sensación muy especial invadió al hombre. Ver el lugar por donde se ingresaba al terruño natal, a la casa donde crecieron y fueron educados por sus padres campesinos, genera algo muy fuerte, muy especial.

La tranquera con la imagen de la Virgen, se transforma entonces en lugar de reflexión y recogimiento, no solo para quienes -como el caso mencionado- son tocados por cuestiones afectivas, sino para cualquier poblador que transita por el campo y advierte la imagen.

Hay muchos caminos de fe en la vida de los mortales. Muchas veces no hacen falta grandes altares ni suntuosos monumentos. En la sencillez y la humildad se profundiza la fe y través de ella, la esperanza, la veneración y los buenos deseos.

Gracias lector Juan Carlos Zalazar, por acercarnos esta curiosidad y hacernos partícipes de la vivencia y la posibilidad de sumar nuestros sentimientos para pedir la protección del Supremo Hacedor por intersección de la Virgen que como se expresa se manifiesta en una tranquera de Abel, en el partido de Pehuajó.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario