Margarita, qué flor... ¡de abuela!


Margarita Elsa Yaconis de Pérez, tiene 80 años, 3 hijos, 12 nietos y 9 bisnietos. Los domingos los reúne y hace la comida para todos. Amasa canelones, ravioles, tallarines, asado o pollo, en sus distintas versiones.

Nació en Curarú pero, como vivía en el campo, la escuela la cursó en la número 24 de Francisco Madero, en La Niña donde vivía una hermana, en la estancia “La Manuela”, terminando en la localidad del partido de Carlos Tejedor.

La costumbre de juntar toda la familia la heredó de su madre, Silvia Cariani, que tuvo doce hijos y cuando llegaron los nietos no bajaban de treinta los comensales en la mesa todos los domingos. Y cuando llegaban las fiestas de fin de año eran siempre arriba de doscientos.

Le gusta mucho viajar a pesar de que el gran amor de su vida, Eminente, el conocido gran futbolista, pelotaris y bochófilo, no le gusta hacerlo. Lo ha hecho con sus hermanas, Elvira e Inés. Ha recorrido casi todas las provincias argentinas.

Muy trabajadora Margarita. Se desempeñó como podóloga, durante 16 años, en el Centro de Jubilados y Pensionados de Pehuajó. Hoy, aún tiene su gabinete en la casa.

Para aquellos que se entregan cuando avanzan los años, Margarita es un ejemplo para imitar. Trabaja, atiende su casa, viaja y reúne a su familia todos los domingos. La mesa no baja de veinte comensales y, fiel a su costumbre, las pastas siempre amadas por ella.

Por eso, que bien encaja aquello de Margarita, ¡que flor de abuela!.


Colaboración de Manuel Francisco Arive (Día de la familia 2016)
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario