Equinoterapia para mejorar la calidad de vida

Se crió con caballos y sabía perfectamente qué generaban los equinos. La discapacidad de un familiar la motivó. Trabajó con apoyo de familiares y amigos para crear un centro de equinoterapia y ponerlo a disposición de la comunidad. La experiencia emociona, contagia, estimula. Hace crecer, ver la vida de otra manera y fortalece los deseos de ayudar a los demás.

En forma paulatina y con auspicios resultados se afianza en nuestra ciudad el Centro de Equinoterapia “El Relincho”, generando conciencia acerca de la disciplina que utiliza al caballo como instrumento terapéutico. Jacoba, entusiasta, feliz, complacida por el apoyo recibido, es la impulsora de la iniciativa. Sus palabras son contundentes:
“En el 2008 con una amiga, motivadas por distintas cosas (ella por la discapacidad y yo por lo ecuestre) empezamos a hacer nuestro primer curso de Equinoterapia en AAAEPAD. Ahí es donde empezamos a pensar en que algo teníamos que hacer. Sabíamos que iba a llevarnos mucho esfuerzo, tiempo, compromiso y dedicación, abrir un Centro de Equinoterapia. Pero nuestras ganas, locura y apoyo de nuestros maridos, hicieron que nuestro sueño comience a tener forma en el 2010.
Ya teníamos nuestro primer caballo, nuestra herramienta de trabajo. A Federica. Empezamos a adiestrarla mientras tramitábamos los papeles para formar una Asociación Civil.
Ahí es donde la Sociedad Rural nos abre las puertas, cediéndonos parte del predio de lechería. Para nosotros fue y es algo muy importante, porque no podríamos haber hecho nada sin ese lugar y ese apoyo constante para seguir creciendo.
Los papeles nos llevó mucho tiempo, pero ayudó a prepararnos más nosotras y a los caballos que teníamos”.
De inmediato, aporta precisiones y añade: “Adiestrar los caballos para esta actividad lleva un tiempo, y no todos los caballos sirven para equinoterapia. Por suerte ya teníamos a otros dos más, a Lonco y Búrjula. De ellos tres, Búrjula fue la que pasó todas las pruebas. En ella se subieron nuestros primeros jinetes.
En el 2011, ya siendo una Asociación Civil, sin fines de lucro, El Relincho comenzó a trabajar en la pista de Equinoterapia.
Desde entonces equinoterapia no para de crecer, tanto en el número de jinetes, como en manos de voluntarios, estudiantes que hacen sus prácticas, personas interesadas en esta terapia…
Este crecimiento nos llevó a que trabajemos para brindarles un mejor lugar terapéutico, capacitándonos y mejorando nuestras instalaciones. Y con ayuda de distintas empresas y particulares, pudimos hacer un baño adaptado, y una pista cubierta”.

TRABAJO EN EQUIPO

La plausible tarea se concreta sumando esfuerzos. Al respecto, Jacoba expresa: “Nosotros trabajamos como equipo interdisciplinario, enfocados en el área de la salud. Siempre decimos que la equinoterapia complementa a las otras terapias de los pacientes. Es una terapia aplicada “además de” y no “en lugar de”. Nuestro equipo necesita del trabajo en conjunto con los demás terapeutas.
La equinoterapia en Argentina empezó a ser conocida hace muy poco. Y acá en Pehuajó empezó a ser recomendada por los médicos, hace 2 o 3 años.
Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida brindándole a cada jinete un espacio de rehabilitación pero sobre todo de recreación, utilizando al caballos como herramienta de trabajo, ya que es un ser vivo que crea afectos.
Rodeados de la naturaleza, en un ambiente tranquilo, lleno de estímulos y con el CABALLO… es lo mejor que le puede pasar a una persona…”

LOGROS Y SERVICIOS PARA TODOS
Jacoba remarca la posibilidad de acceso a todos los que deseen. “Muchos pensaban que al estar en la Sociedad Rural, era algo privado, muy costoso, de difícil acceso. Pero justamente es todo lo contrario. El Relincho fue creado para toda persona que quiera realizar este tipo de terapia. Nadie se queda sin la posibilidad de realizar Equinoterapia en Pehuajó”.
Y al referirse a los logros, afirma: “Hace más de 6 años que trabajamos voluntariamente en equino, y vemos los beneficios de esta terapia. El caballos pone a nuestro servicio características y cualidades que son incomparables y únicas, permitiéndonos abordar las distintas áreas: motora, cognitiva, emocional y social.
Cada vez estamos más convencidos de esta terapia, vemos los logros que hay. Y también vemos la necesidad de que los médicos y terapeutas que la recomiendan conozcan de qué se trata realmente. Por eso es que invitamos a todos los que quieran conocer, que se acerquen a nuestras instalaciones y así poder seguir trabajando cada vez mejor. Les aseguro que no se van a arrepentir”.
Por ello, con énfasis señala: “No quiero dejar de pasar esta oportunidad para invitar a profesionales de la salud a ser parte de nuestro equipo de trabajo. Creemos que son indispensables en la equinoterapia”.

“DARLO TODO”
El sentimiento de satisfacciòn que la embarga contagia y pone en evidencia una positiva realidad. “Realmente yo no pararía de escribir, por lo personal puedo irme por la ramas, cuando me preguntas por logros, por lo que significa… ¡para mí un montón! Yo empecé a interiorizarme en equinoterapia por mi sobrino con discapacidad, yo sabía que el caballo te hacia bien. me crié con caballos y sabía lo que generaba…y entre a este mundo de la discapacidad, donde me hizo crecer tanto, a ver la vida de otra forma, de no cansarme de agradecer, de querer ayudar, de hacer lo que esté a mi alcance por esta familia·.
Y su entusiasmo y convicciones eximen de mayores comentarios. Ama lo que hace y su entorno familiar es apoyo fundamental. “Es darlo todo. Gracias a Dios tengo un marido de fierro, unos hijos que me aguantan y unas personas que me ayudan siempre. Empezamos dos con la idea, al mes empezó como voluntaria Jessica, nunca aflojo, es mi mano derecha, y ahora son más de 40 voluntarios. Personas que trabajan de corazón. ¡Es algo tan lindo!”, concluye.
Hacemos extensiva la invitación a todos los lectores para visitar el Centro, en el predio de la Sociedad Rural, a fin de conocer y comprender la importancia del servicio. Y así entender, como afirma Jacoba, que “equinoterapia es terapia, crecimiento para todos”.


Beneficiosos resultados
La convecina Mariana Crespo, nos acercó un testimonio referido al Centro de Equinoterapia, seguramente coincidente con otras familias:
“Para Lautaro, con diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista, Equinoterapia ha resultado un complemento excelente de su equipo de terapias indicado por su neuróloga.
Sin lugar a dudas, ha resultado beneficioso: la conexión con los caballos ha generado avances en su capacidad de relacionarse y afrontar nuevas situaciones. Es una terapia integral que a partir del vínculo con ”Vasco Martín” y “Tomasa “ aprenden nuevas cosas, mostrando interés y brindándole confianza.
Como familia, estamos muy agradecidos con el equipo de voluntarios para con Lauti”.
Mariana Crespo


Cómo colaborar
La mayoría de los jinetes que concurren son de escaso recurso económico, algunos no poseen cobertura social y a sus familias se les dificulta costear los tratamientos de rehabilitación.
Es por esto que necesitamos de su apoyo económico como:
Padrinos: Donde las personas pueden colaborar con uno o más chicos, es por esto que no existe un monto específico. Y si lo desea el padrino, la ayuda puede ser personalizada.
Socios: Se colabora con una cuota fija. Ayudando a solventar los gastos de la Asociación.
Donaciones: colaboración de personas, empresas e instituciones.
• Como asistente de pista.
• Como auxiliar o voluntario.
• Difundiendo nuestra actividad y sus beneficios.
• Buscando socios y padrinos. Para este caso tenemos cuenta en el Banco Galicia, pudiendo hacer un débito mensual o depósitos.
Más detalles: visitar el sitio web www.elrelinchopehuajo.org

Alternativa terapéutica
para personas con:
Daño Cerebral adquirido
Ansiedad
Síndrome de Down
Stress
Discapacidad intelectual
Miedos
Hemiplejía
Autismo
Parálisis Cerebral
Dificultades emocionales
Retraso psicomotor
Síndrome de Rett
Lesiones medulares
Síndrome de Asperger
Adicciones
Síndrome de X Frágil
Hipotonía
TGD
Depresiones
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario