Por la educación y el rescate de valores

A principios del año que termina, dos iniciativas similares estaban latentes en la ciudad, impulsadas por Adrián Badani y Mariano Terrón. Ambas con el mismo objetivo: generar una agrupación scout. Se contactaron, aunaron criterios y se puso en marcha la idea compartida. Nació la Agrupación Scouts Estero Profundo. Impulsan el propósito de educar y rescatar valores pensando en un futuro mejor.



Mariano Terrón hace un alto en sus tareas profesionales y relata el origen y la realidad de la Agrupación. El médico pehuajense fue scout en 1982 en el grupo pehuajense que impulsaba el Padre José Miguel Keegan en la Iglesia San Anselmo. Su jefe de grupo fue Ismael “Cacho” Esquibela: “Tuve muchas charlas con Cacho, me quedó grabada su imagen, ese hombre de pelo blanco. Si bien estuve un año nada más fue fuerte su imagen”.

Hoy, radicado en Pehuajó tras su formación universitaria, Terrón sostiene que la actitud de servir viene desde su concepción. “Estudié medicina, en parte porque tengo atracción en las ciencias naturales pero también el servicio siempre estaba en mí. El arte de curar estaba en mí. El arte de curar y ayudar siempre estuvo. A veces sale más tarde, en la etapa evolutiva, en el desarrollo personal uno va pasando distintas etapas y lo encuentra”.

CRISIS DE VALORES
Y añade, enseguida: “También sale porque veía crisis de valores, veía que algo no estaba funcionando en el mundo. Veía que algo iba para atrás. Si bien yo practico fútbol y rugby, dos deportes donde interactúas con compañeros, y si siempre lo pregoné, pero conociendo el deporte y en las últimas etapas, en el alto rendimiento, el deporte en el fondo es egoísta. Y yo siempre lo pregoné como cuerpo sano, mente sana, que promulgue valores de lealtad de nobleza pero muchas veces para rendir un poquito más se usa alguna ayuda farmacológica, para ganar un puesto se usa algún artilugio o artimaña. A veces llegan los mejores, y a veces no. Llegan los que tienen algún apoyo económico”.

Esos fueron los motivos que lo alejaron de “ese ideal de que el deporte solucionaba todo”. “Vengo de la época de (Diego Armando) Maradona. Para todos los de la generación del ‘80 fue un ídolo, y ese ídolo se cayó. Y se nos caen los ideales. A mí se me cayó el ideal del deportista. Y me quedaba el reducto del atletismo, del cual yo participé de chico. Pero el atletismo también se profesionalizó y se vio influenciado por las drogas. Se me caían todos los principios.

Tiene que ver con la etapa evolutiva: uno hizo la etapa escolar en Pehuajó, vas a la Capital y te recibís de médico, empezás a trabajar, te especializás, comenzás a tener tus primeros ingresos económicos, formalizás una pareja…. Yo vine e Pehuajó en 2004. Con la estabilidad laboral, con la estabilidad de pareja, vienen los chicos… Después fallecen mis viejos en 2007 y 2012, y ahí uno comienza a tomar noción de su propia existencia y de su propia vida”.

Y concluye su reflexión: “Entonces empezás a tomar las riendas de uno y de los que vienen atrás de uno. Y con la llegada de los hijos, viene la noción de la crisis de valores y de enseñar a sus hijos. Por eso se me ocurrió refundar el movimiento scout después de que pasé toda esa etapa evolutiva. No se me hubiese ocurrido armar este proyecto a los veinte. Pasa ahora porque están todas las condiciones dadas para que lo pueda hacerlo”.

DOS PROYECTOS, UN MISMO OBJETIVO



La actividad scout volvió a ser protagonista de sus días. Terrón forma parte del renacimiento del movimiento en Pehuajó, en el marco de una iniciativa emprendida en conjunto con otros pehuajenses. “Son dos iniciativas individuales de dos personas de Pehuajó al mismo tiempo y por distintos caminos, que nos juntamos con un amigo en común que venía iniciando otra actividad. Nos juntamos una tarde y dijimos por qué no hacerlo. Adrián Badani estaba tratando de gestar la formación de un grupo scout católico por el lado de la Diócesis de Nueve de Julio y estaba en tratativas con el Padre Germán de Carlos Casares. Pero no le podían dar la forma debido a los requerimientos que pedía la Iglesia Católica. Y yo al mismo tiempo venía haciendo todas mis gestiones por Scout Argentina”.

“En el año 96, había dos asociaciones. Estaba USCA, el grupo católico, y los scout laicos. Después deciden unirse. Acá hago una corrección del término boys scout, que es acuñado por Baden Powel que es el creador del movimiento scout en el año 1909. Como su primera experiencia fue con hombres quedó boys, por su nombre en inglés. Después crea la girls scout, para las chicas. Pero después definen unirlo. Entonces ahora lo llamamos scout solo”.

La unión se hizo realidad: “Con Adrián dijimos por qué vamos a separarnos en dos grupos si podemos ir juntos. La religión no era ningún inconveniente porque el grupo scout desde que nosotros lo constituimos lo hicimos desde una concepción heterogénea desde lo religioso y desde la nacionalidad”.

“ESTERO PROFUNDO”

El 28 de marzo de 2015 se fundó la agrupación en el club Estudiantes Unidos que facilita las instalaciones en el campo de deportes 21 de Septiembre. El Dr. Terrón considera positivas las primeras evaluaciones. “Nos sobrepasó el número de inscriptos. Llegamos a tener en los primeros dos meses los 90 chicos que concurrían, no inscriptos porque los padres los llevaban a los chicos para probar, pero el número bajó y se estabilizó, y hoy estamos en los 75 chicos. Pero inscriptos en Scout Argentina somos 115. Lo que pasa que el movimiento te permite hacer otras cosas, los chicos inscriptos paralelamente hacen actividades artísticas, deportivas, religiosas, entonces hay fines de semana que no van, hay fines de semana que vuelven… Lo bueno del movimiento es que no te cierra las puertas. Vos podés entrar y salir de acuerdo a la cantidad de tiempo que tengas”.

Muchos chicos desconocían esta actividad de servicio, acota Terrón, y agrega: “Pero muchos de los padres habían sido scout, y hacía como veinte años que no había un grupo en Pehuajó, entonces no había un antecedente cercano para tener una referencia de los últimos cinco años. Había que hacer todo nuevo: no había carpas, ollas, mecheros. No había nada porque todo eso quedó en la iglesia o se fue perdiendo con el tiempo. Apenas quedaron unas insignias de aquella época que yo logré rescatar con Esquibela”.

El joven médico scout se siente satisfecho y feliz. Si bien es incipiente el accionar de la Agrupación, el entusiasmo es notorio. Y como corolario, reafirma: “Es muy importante educar en valores. La actividad de los scout es complementaria a las otras instituciones de la ciudadanía. Es complementario a la familia, que creemos es la institución más importante donde radican todos los principios y todos los valores. Nosotros no venimos a suplementarla, venimos a completar y ayudar. Somos complementarios de la actividad espiritual, de la fe. Venimos a complementar a la escuela que tan vapuleada está en este momento, y que no puede, y no debe tal vez, cargar con toda la carga de educar en valores. Eso se tiene que hacer en todas las instituciones de la sociedad. La crisis de valores que hay en Argentina y en el mundo se resuelve profundizando la educación en valores. Es lo más importante: inculcar valores”.

Huelgan las palabras. Está todo dicho. Los mejores deseos y bregamos por que la sociedad en su conjunto apoye este esfuerzo que tiene que ver con el tan mentado futuro, que solamente será sólido y eficaz si se cimienta con el rescate de los valores y la buena educación.

Cómo se trabaja, cómo se participa



CÓMO PARTICIPAR
“En las ciudades del interior tener chicos de 17 a 21 años es muy difícil pero para ser dirigente tenés que superar la mayoría de edad. También existen distintos grados de colaboración dentro del movimiento. Uno puede ser un colaborador ad honorem, sin pagar cuota a la asociación; uno puede ser colaborador dirigente o venir de la religión y ser un asesor religioso. Podemos tener asesores técnicos en alguna especialidad que le queramos dar a los chicos”.

REQUISITOS
“Para ingresar al movimiento y ser scout no existe ninguna condición especial. Sí, lo existe para ser dirigente: tenés que tener más de 21 años. El movimiento toma como beneficiarios a chicos de 5 a 21 años de edad, divididos en las distintas ramas. De 5 a 7, la rama castores. De 7 a 11, la rama lobatos y lobeznas. De 11 a 14, de la unidad, la patrulla. De 14 a 17, es la rama del caminante. Y de 17 a 21 es la rama del rover”.

LOS DIRIGENTES
“Somos actualmente de 10 a 12 dirigentes. Esto es todo sin fines de lucro. Logramos capacitar a gran cantidad de dirigentes. La organización te exige ciertos cursos de capacitación para ser dirigente. Yo tengo la máxima capacitación en Pehuajó por eso puedo ser Jefe de Grupo y de Campo y podemos tener un campamento. Con Adrián Badani comenzamos a capacitarnos en 2014, y este año completé mi capacitación y soy insignia de madera en lo institucional, y en lo dirigencial en rama caminantes que es la que voy a abrir en 2016, para chicos de 14 a 17 años”.

SER BENEFICIARIO
“Para entrar en la etapa de beneficiarios lo único que se les pide es la autorización para trabajar con menores firmada por sus padres, una ficha médica y como nosotros empezamos este año pagamos la mitad de la cuota del seguro por accidente que cobra Scout Argentina. Es una sola cuota anual, es muy accesible ser scout. Más allá que después tenemos los distintos costos de la vestimenta scout.

No cobramos ninguna cuota mensual. Sí lo que hacemos son distintas actividades para generar dinero propio, para comprar sogas, alimentos, etc. Hemos recibido muchas donaciones de instituciones”.

¿POR QUÉ ESTERO PROFUNDO?
“Queríamos hacer referencia a nuestro lugar. Un estero profundo, fangoso, que el agua se queda, según su toponimia, no pareció más acorde que llamarlo Pehuajó, como el vocablo que significa Estero Profundo. Queríamos decirle a toda la Argentina qué significaba Pehuajó”.

REUNIONES Y CONTACTOS
“Tenemos chicos de 7 a 13 años de edad. Nos reunimos todas las semanas de 9 a 12 del mediodía, en etapa de invierno lo pasamos a la tarde de 14 a 17. Pueden contactarse al TE 2396 624264, en Facebook Estero Profundo Scouts, por email a esteroprofundoscout@gmail.com O en el campo de deportes de Estudiantes Unidos.

“Servir, dar, curar”
Realizamos la nota en vísperas del día del médico. Qué mejor que honran la profesión con este aporte del Dr. Mariano Terrón, pleno de convicciones y claros objetivos, luego de superar etapas y preocupado por el rol de niños y adolescentes ante el deterioro de los valores.

Ser scout y médico o médico y scout, tienen sus similitudes. “Hemos colmado las expectativas. Estoy muy feliz”, afirma Mariano, y a modo de ejemplo, señala: “En mi profesión de médicos y la actividad de scout se unen en el servicio, en el dar, el curar. El curar dolencias o el estar cerca del menor es muy positivo. Curar, dar, enseñar. Ahí radica la unión, si bien son dos cosas distintas. Siempre estuvo en mí las ganas de curar, de dar, de servir”.

PING PONG
-¿Un deseo?: “Armonía familiar”
-¿Un recuerdo?: “Los veranos en Bolívar con mis abuelos durante la infancia”.
-¿Una esperanza?: “La paz mundial”
-¿Un rencor?: “Los tengo, pero trato de negarlos para poder seguir adelante”.
-¿Una gratitud?: “El nacimiento de mis hijos, Valentino y Máximo”.
-¿Una ingratitud?: “Un juicio laboral”.
-¿Un ídolo?: “Dos, Mandela y Ghandi”.
-¿Un médico?: “El que se levante a diario con la convicción de hacer su trabajo con vocación”.
-¿Un deportista?: “Maradona”.
-¿Un amor?: “Mi mujer, Romina Esquibela”.
-¿Pehuajó?: “El lugar donde nací y elegí para vivir”.
-¿La agrupación scout?: “El espacio para expresar mis convicciones”.
-¿Dios?: “Búsqueda”.
-¿El futuro?: “El próximo día”.
-¿Mariano Terrón?: “Un libro con hojas en blanco que escribo día a día, persiguiendo utopías”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario