Diego Figueredo: “Ser bombero me cambió la vida”

Es bombero voluntario desde 2007. Desde pequeño se apasionó por la actividad bomberil, y cuando tuvo la oportunidad de ingresar como aspirante, no lo dudó ni un segundo. Este año, fue distinguido por conseguir el mayor puntaje en la tabla de calificaciones. Cada intervención deja enseñanzas. Aconseja a quienes tengan vocación no dudar en sumarse a la benemérita institución de servicios.



Diego Sebastián Figueredo ingresó como aspirante a bombero en 2006, cuando tenía veinte tres años de edad. Tras casi un año de cursada, asumió como bombero voluntario pasando a pertenecer al Cuerpo Activo en 2007. “Fue el 2 de junio, ahí pasé a ser un servidor público más. Ese día al pude decir: ¡sueño cumplido”, recuerda el pehuajense.

“Desde que era un niño sentía que quería ser bombero para salvar vidas y demás. Nací y crecí en calle Pablo Landa al 1185 y recuerdo que cada vez que sonaba la sirena del cuartel corría hacia el medio de la calle aguardando la salida de los móviles para ver el brillo de sus balizas y escuchar el sonido de las sirenas. Son lindos recuerdos de mi infancia que jamás olvidaré”.

SENTIR GANAS DE AYUDAR
El joven sostiene que “para ser bombero hay que ser un poco loco, pero la verdad es que lo hago con mucho gusto. Siento ganas de ayudar al prójimo desinteresadamente sin esperar nada a cambio. El día que sea y a la hora que sea, ahí estaré presente para servir a quien me necesite, sin importar quién sea.

“Debo decir que Bomberos es una de las cosas más hermosas que he decidido hacer, y les aseguro que esta profesión me cambió la vida. Es un gran orgullo poder ser parte de esto”, afirma emocionado Figueredo.

PRIMER PUNTAJE



Este año tuvo el privilegio de lograr el primer puntaje de calificaciones, motivo por el cual fue distinguido en el cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pehuajó con la entrega de una diploma. “Eso es muy reconfortante luego de tanto sacrificio. No fue nada fácil llegar a ese punto, pero con ganas, sacrificio y vocación es posible”, señala en diálogo con Mirá.

A lo largo de su trayectoria bomberil, Diego ha transitado innumerable cantidad de situaciones. Y cada una le dejó una historia para contar. “Se puede decir que de todos los servicios se traen anécdotas buenas y malas, y a veces cosas que quedarán grabadas en nuestras cabezas por el resto de nuestras vidas”, cuenta.

Y añade: “Pero se supone que para eso estamos preparados y tenemos que afrontarlo y controlarlo de la mejor manera posible, con el apoyo de camaradería y de nuestras familias que siempre están presentes apoyando nuestra locura de ser bombero voluntario”.

NO DUDAR SI SE QUIERE SER BOMBERO
Para finalizar, Figueredo compartió su agradecimiento “a toda la comunidad que siempre está apoyando y colaborando con sus bomberos para mantener la institución bien equipada y así poder cumplir cuando requieren de nuestros servicios”.

Además, aprovechó la ocasión para aconsejar a todos los jóvenes que quieran sumarse a Bomberos: “No lo duden, aprovechen cuando son jóvenes a iniciarse en esta maravillosa carrera que no se van a arrepentir porque es algo hermoso, lleno de experiencias inolvidables.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario