Por un periodismo veraz, objetivo y ético

Roberto Rodríguez, conocido escritor y periodista pehuajense, rememora su trayectoria, su cariño por la lectura, sus apetencias e inclinaciones literarias. Remarca la importancia de la comunícanos en la comunidad. Le apasiona todo lo que hace. Se siente satisfecho y al tener la certeza de que no podrá leer todo lo que debería leer, le huele a frustración.



Roberto Francisco Rodríguez nació en julio de 1963 en Pehuajó. Se inició en el periodismo deportivo en radio en 1985. Pero su cariño por las letras y el deporte comenzó en su niñez: “Desde muy chico tuve afición al periodismo deportivo. Me crié en el kiosco de mis abuelos, y revistas como El Gráfico, Goles y Deportiva eran lectura obligada cada semana. Por esos años comencé a guardar recortes y con el tiempo se convirtieron en material de consulta”.

A lo largo de su trayectoria, fue coeditor de los semanarios Acción y Esfera Deportiva, integró el noticiero local Tele Comunidad. Además, a partir de 1996 produjo y condujo el ciclo televisivo cultural Enfoques que marcó su inclinación definitiva hacia la investigación histórica y la literatura. También, publicó nueve libros referidos a descatadas personalidades del deporte local, regional y nacional, entre los que se encuentran, entre otros, “Balazo. Una vida fierro a fondo.” (1998), dedicado al piloto Jorge Farabollini y su paso por el TC; y “Las dos muertes de Zanni. El héroe que la Argentina olvidó”, (2000) biografía novelada del Comodoro Pedro Zanni, ganadora del Premio Internacional “El Quijote”.

“La idea es rescatar personajes y sus historias, pero siempre relacionados con nuestra comunidad. Farabollini y Zanni han sido figuras emblemáticas, pero Cicchini y Babignton no eran tan recordados. El Flaco Erramouspe es una figura muy apreciada pero Vicenzo Marchiano, protagonista del libro: La Cruz, no era conocido”, explica Rodríguez, al mismo tiempo que asegura: “Hay otras historias que aún no han llegado a ser libro pero un día lo serán. Lo que busco es contribuir al fortalecimiento de la identidad pueblerina, difundiendo su cultura popular”.

Roberto, junto a Roberto Fontanarrosa (izquierda), y durante una entrevista al histórico periodista uruguayo Diego Lucero (derecha)

Para Roberto, la labor periodística tiene “mucha” importancia en ciudad del interior como Pehuajó “porque es parte de la vida en sociedad, entonces recoge la información primaria del suceso, lo procesa, va a las fuentes, confirma o desecha hipótesis, analiza conforme a su estilo editorial y, finalmente, lo masifica a través de la difusión, llegando al pueblo por los canales mencionados”. Y a la hora definir al buen periodismo, el escritor pehuajense señala que es aquel “veraz y objetivo”, pero resalta, “por sobre todas las cosas: ético”.

“El periodismo para una comunidad es de importancia capital. Porque es el vehículo de comunicación directa con la población. Sea oral, escrita o televisiva, aunque también hay que reconocerle un alto porcentaje de protagonismo a las redes sociales”, sostiene.

En la actualidad, Rodríguez se desempeña como columnista del matutino local Noticias, donde publica Tiempo de Regionales, un espacio dedicado a los equipos pehuajenses que participaron el recordado Torneo Regional de AFA. Desde 2008 y en el mismo diario, también publica crónicas periódicas del tipo costumbrista. Además a partir del pasado año, comenzó a escribir en“Desde el Mirador, columna dedicada a la observación del deporte en general. También ha participado en el histórico diario abordando historias del boxeo local y regional en Puños Pehuajenses, del turismo de carretera en TC, una pasión popular, y de la selección pehuajense de fútbol en Fervor albiceleste.

A la izquierda, Rodríguez posa junto a su hijo Emanuel. Y a la derecha, el periodista pehuajense con Ernesto Cherquis Vialo y Carlos Irusta, durante una transmisión televisiva de boxeo.

A días de haber presentado su último libro, “Maderense. Un sentimiento verde y blanco” (2015), escrito junto al periodista Javier Toffolo, Roberto asegura que sus próximos objetivos son “continuar escribiendo en Noticias, haciendo radio y televisión en Daireaux, donde cuento con un importante espacio, pero además tengo proyectados varios libros. Uno para Noviembre, y un par más para el año que viene”.

Los treinta años de experiencia y trayectoria le entregaron diversos tipos de distinciones y reconocimientos. Entre los más importantes, se destaca el Premio Internacional “El Quijote” obtenido con el libro sobre Pedro Zanni. “Eso no tiene comparación”, explica, pero sin dejar de lado “el reconocimiento y respeto de los lectores en particular y de los pehuajenses en general, eso no tiene precio”. Aunque hay algo que supera todo tipo de reconocimiento y premio: “la mayor satisfacción en este ámbito es que mi hijo Emanuel siga mis pasos en esta profesión”.

Premio Internacional El Quijote
PING PONG
¿Un deseo?: “Entiendo que todo deseo que se haga realidad necesita dos elementos fundamentales: salud, para disfrutarlo, y un campo afectivo con quien compartirlo. Entonces empecemos por esos elementos”.
¿Un deporte?: “El boxeo, para verlo, relatarlo o comentarlo. Jugar, solo juego ajedrez”.
¿Un hobby?: “El dibujo. Me apasiona dibujar”.
¿Una frustración?: “Saber que nunca voy a llegar a leer todo lo que debería”.
¿Un ídolo?: “El primero: Modesto Francisco Rodríguez, un padre ejemplar y un policía intachable. Un orgullo para mí”.
¿Un dolor?: “La pérdida de mis padres y otros seres queridos”.
¿Un rencor?: “No tengo”.
¿Un amor?: “Mi esposa Nora Anderson y mis tres hijos: Gabriela, Licina y Emanuel”.
¿Un amigo?: “Adrián Venier. El mejor”.
¿Pehuajó?: “Está en todo lo que hago”.
¿Un periodista?: “Adolfo Rodríguez (de Noticias), un señor con todas las letras, con quien mantuve extensas charlas que enriquecieron mi acervo cultural”.
¿Un libro?: “Dos: “El jugador”, de Fiodor Dostoievski, y “Del boxeo”, de Joyce Carol Oates, la escritora más prolífica del continente”.
¿Un escritor?: “¿Quién más me impactó? Jorge Luis Borges. ¿A quién leí con más ganas? Roberto Fontanarrosa. Aunque también he leído mucho a Tolstoi, Dostoievski y Chejov, del lado ruso, a Ernest Hemingway, Norman Mailer y Arthur Miller, del lado norteamericano, y a otros como: Joseph Conrad, Franz Kafka, Edgard Allan Poe e incluso a Sir Arthur Conan Doyle. Y a todos los he disfrutado con sus diferentes estilos, siempre confiando en las traducciones”.
¿Roberto Rodríguez?: “Un buen tipo. Aclaro que mi abuela decía cosas mucho más lindas sobre mí, pero ya no está, ja, ja, ja”.

LIBROS Y COLABORACIONES
Rodriguez ya editó nueve libros: “Balazo. Una vida fierro a fondo.” (1998), dedicado al piloto Jorge Farabollini y su paso por el TC; “Las dos muertes de Zanni. El héroe que la Argentina olvidó”, (2000) biografía novelada del Comodoro Pedro Zanni, ganadora del Premio Internacional “El Quijote”; “Pehuajó 2000. El Album”, del que uno de sus dos redactores; “Arturo Babington y los llaneros del fútbol del interior” (2003), obra que recibió la adhesión del Senado provincial, “San Salvador del Gol. Un goleador de novela” (2004); “¡El Flaco al arco y diez más...!” (2007); “Medio Siglo sin el Gringo. Tributo a Jorge Farabollini” (2012) escrito con motivo del 50º aniversario de la trágica muerte del piloto de TC; “La cruz. Mucho más que un símbolo” (2014) ensayo biográfico de un vecino pehuajense, ex combatiente en la I Guerra Mundial; y “Maderense. Un sentimiento verde y blanco” (2015), escrito junto al periodista Javier Toffolo.

Además, en otros campos, realizó desinteresados aportes a la obra de Clarín: Diccionario ABC del Fútbol de Olé; y en “20 Campeones y una leyenda” y “El boxeo y yo”, ambas del recordado periodista Julio Ernesto Vila. También en “Turismo de Carretera, una historia atrapante” de Peter Hamm, entre otros libros.
Compartir en Google Plus

2 comentarios:

  1. Muy bueno Roberto... Muy Bueno... Me alegro mucho de tu cultura, de tu ética y de tu hombría de bien... Pero sobretodo me alegra, porque el tiempo NO TE PASO EN VANO, lo aprovechaste bien, se te ve bien y FELIZ... FELICITACIONES. Un abrazo camarada...

    ResponderEliminar
  2. Que grande Roberto! un ejemplo en todo sentido.!!!!

    ResponderEliminar