Una profesión todo terreno

Estudió gastronomía, y después de trabajar en varios restaurantes, encontró su vocación fuera de una cocina. María Evangelina Zalazar (31) se recibió de Ingeniera Agrimensora y acaba de iniciar sus actividades en nuestro medio, su suelo natal. Sus propósitos y expectativas evidencian la firme convicción de crecer en la milenaria profesión, con un amplio campo de acción.

La pehuajense Evangelina Zalazar nunca imaginó este presente cuando terminó sus estudios secundarios. Tras finalizar el nivel Polimodal, la joven se radicó en Bahía Blanca para estudiar gastronomía, profesión que la acompañó durante meses hasta que un día su vida cambió para siempre.
“Estuve trabajando en varios restaurantes. Sin embargo a pesar de que me gustaba mucho no sentía que fuese algo que quisiera hacer el resto de mi vida; y en un viaje a Pehuajó le comenté a mis padres mis ganas de empezar una nueva carrera y ellos, y toda mi familia me apoyaron para que hiciera un cambio de rumbo”.

Esa carrera fue la Agrimensura en la Universidad Nacional del Sur. Allí Evangelina transitó los cinco años del plan de estudios hasta conseguir el ansiado título de Ingeniera Agrimensora. Al recordar los inicios en su nueva vida universitaria, la pehuajense explica que tras la charla con sus padres volvió a Bahía, entró a la página web de la Universidad donde encontró la información que necesitaba.

“Buscando entre las carreras que tenía la UNS en ese momento me llamó la atención Agrimensura, entonces investigué cómo era la carrera, las materias, la salida laboral que tenía y me gustó mucho, así que empecé a estudiar y a medida que iba pasando a las materias específicas de la carrera me gustó cada vez más, y fui descubriendo un abanico de posibilidades dentro de la Agrimensura que no imaginé que tenía”.

QUÉ HACE UN AGRIMENSOR
“La labor del agrimensor es fundamentalmente fijar límites territoriales, contrastando el hecho con el derecho a través de la tarea de mensura. Sin embargo hay un amplio abanico de posibilidades dentro de la agrimensura; es una profesión que permite trabajar en una oficina o al aire libre realizando tareas de campaña, sobre la superficie del suelo o en el mar, montaña, etc.

A su vez permite dedicarse a la docencia, investigación, realización de cartografía, como auxiliar de la justicia y muchas posibilidades más. Hay un campo de acción muy variado para los agrimensores, y siempre que haya límites territoriales por fijar hay lugar para un agrimensor.

En lo que se refiere a la labor particular, desde el año 1994 con la Ley de Catastro de la provincia de Buenos Aires, hubo un auge de la agrimensura ya que para toda transmisión o modificación de Derechos Reales es necesaria la actuación del agrimensor”.

LA ACTUALIDAD DE LOS AGRIMENSORES
Zalazar indicó que “en nuestra profesión el uso de la tecnología es fundamental en todas las etapas de un trabajo, principalmente porque nos permite obtener un alto grado de precisión al momento de llevar a cabo cada tarea, en el caso del instrumental de medición; pero también es muy importante el uso de software para procesamiento de los datos obtenidos, el dibujo de planos, etc”.

Por otro lado, y al referirse al campo de acción en nuestro medio y en la zona, la profesional señaló: “Pehuajó es una ciudad que está atravesando un gran crecimiento, como también ocurre en la zona, por lo que los agrimensores tenemos un amplio campo de acción, ya sea en el ámbito urbano como rural”.

“Mi principal objetivo es continuar perfeccionándome, brindar lo mejor de mí como profesional, aplicando todos mis conocimientos y desarrollar aún más la pasión que me despertó esta hermosa profesión”, indicó, al tiempo que al realizar un balance afirmó: “hay un gran campo de acción para los profesionales de la agrimensura, tanto en el ámbito urbano como en el rural. Tengo grandes expectativas respecto a lo que se viene, pero principalmente, seguir creciendo en mi profesión”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario