Un lugar para dar gracias a Dios




Fue uno de los últimos sitios consagrados en la ciudad. En febrero pasado, cumplidos los trámites legales, se inauguró la ermita donde se entronizó la imagen de San Expedito, el santo de las urgencias, donada por la familia Cipolat, en calle López y Planes al 400.

Constituye otro camino de fe, de los tantos que gracias a Dios tiene nuestra ciudad. Otro camino donde muchos creyentes acuden en forma permanente. Para algunos parada reflexiva en caminatas cotidianas por las veredas cercanas que conforman el perímetro de la exquinta Los Amigos.

Un lugar apropiado para el sereno recogimiento, para rendir tributo a San Expedito, reconocido por el don conferido por el Padre Misericordioso para resolver nuestras necesidades en forma urgente. Además, su invocación es amplísima porque es Patrono de los jóvenes, socorro de los estudiantes, mediador en los procesos y juicios, salud de los enfermos, protector en los problemas de familia, laborales y negocios.

ANTECEDENTES DEL SANTO
“Es contemporáneo de Santa Filomena y San Jorge. Vivió a principios del siglo IV bajo el imperio de Diocleciano, emperador que años más tarde lo mandaría a matar, y era el comandante de una legión de soldados romanos.

A pesar de defender al Imperio Romano de los Bárbaros Asiáticos, cierto día fue tocado por la gracia de Dios y recibió la Luz Divina; este episodio cambiaría para siempre su vida convirtiéndose inmediatamente al cristianismo.

Al momento de su conversión, un cuervo se hizo presente simbolizando al Espíritu del Mal y le dijo “cras... cras... cras...” , (lo que en latín significa mañana ... mañana... mañana...) intentando persuadirlo en la misma hora de su conversión al cristianismo a que lo dejara para después.

San Expedito reaccionó enérgicamente aplastando al cuervo con su pie derecho mientras exclamaba “hodie... hodie... hodie” (que en latín significa hoy... hoy... hoy... ) no dejaré nada para mañana, a partir de hoy seré Cristiano.

El 19 de abril de 303 DC, por orden del Emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia junto con sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.

Por su historia es que San Expedito es un Santo que atiende los casos urgentes, en este mismo momento; los casos que, de producirse una demora, habría un gran perjuicio. Pero este santo Patrono, no atiende para ser venerado, sino para que en acción de gracias nos acerquemos a Dios, sin postergaciones, siguiendo su ejemplo; y en el caso de haber efectuado alguna promesa, él también nos pide presteza en cumplir aquello que le fue prometido.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario