María Julia Martínez: “Sacarle el jugo a cada minuto de la vida”

13 DE JULIO - DÍA DEL TRABAJADOR ELÉCTRICO - Es activa, por momentos impaciente, pero siempre reflexiva. No ha tenido una vida fácil, sin embargo ha sabido superar todos los obstáculos. Ama su trabajo que ya superó las tres décadas en la Cooperativa Eléctrica. Hoy es administrativa pero fue encargada del servicio eléctrico en Juan José Paso, donde su condición de mujer no le impidió trabajar codo a codo con la cuadrilla de operarios. Un día decidió incursionar en la actividad atlética y aquí también recogió enseñanzas para apostar aún más a la vida. Exhorta a disfrutarla “porque lo que no hacen hoy mañana puede ser tarde”.



Tenía sólo 19 años cuando empezó a trabajar en la Cooperativa Eléctrica de Pehuajó. Fue “un maravilloso”15 de enero de 1982, tras aprobar un examen junto a su compañera Marta Fattore. María Julia Martínez (51) comenzó en el área de atención al público y al poco tiempo, surgió una vacante en liquidación de sueldos. La escogieron y permaneció allí durante diez años, ya que en 1992, se trasladó a Juan José Paso para hacerse cargo del servicio de la localidad. Fueron ocho años los que la pehuajense vivió en tierras pasenses hasta su regreso a la cabecera del partido, donde trabajó un año en el sector de servicios sociales para luego desempeñarse en la administración del sector eléctrico, como Jefa de Área Comercial, posición que ocupó hasta hace pocos días.

Entre todos los puestos y tareas realizadas, Martínez destaca su paso por Juan José Paso, donde su labor tuvo matices muy significativos. Fue oficinista y hasta, en oportunidades, debió verificar líneas eléctricas, trepando postes y escaleras. “En lo laboral fue la mejor experiencia que tuve porque crecí como persona, me encontraba en un pueblo sin conocer a nadie, ni la actividad que me tocaba desempeñar”, explica María Julia, y de inmediato agrega: “tuve unos compañeros bárbaros, me aceptaron, me enseñaron, me acompañaron en los años que allí estuve. Fue ahí cuando entendí dos cosas: que el trabajador de la electricidad tiene un riesgo adicional a cualquier otro trabajo, de hecho hay compañeros que han perdido su vida o se han lesionado trabajando, pero sobre todo que hay una vocación de servicio durante las 24 horas sobre todo en los pueblos donde el personal es más reducido”.

Por otro lado, la empleada de la Cooperativa Eléctrica destaca los momentos vividos como trabajadora de atención al público. “Me siento cómoda con el usuario, me gusta la atención al cliente, tengo algo muy, muy presente a la hora de atender a un cliente y es que no hago lo que me gusta que me hagan y tratamos de solucionar el problema que lo llevó hasta allí”.

“AMO MI LUGAR DE TRABAJO”
A más de 30 años de su primer día de trabajo, María Julia asiste a la Cooperativa con las mismas ganas. Y con el mismo amor. Es segunda casa, y una parte importante de su vida. “Hay muchos cambios y hay que adaptarse a las nuevas reglas, cuesta un poco pero siempre digo lo mismo: las ganas no me las saca nadie, sigo yendo a trabajar contenta, siempre pienso en aquellas personas que aborrecen su trabajo. Me enojo, discuto, me enfrento pero amo mi lugar de trabajo, quiero a la Cooperativa, hay un sentido de pertenencia que muchos no lo entienden, ellos se lo pierden”, asegura.

Martínez afirma ser una “privilegiada”. “Estuve enferma hace veinte años y la vida me dio revancha. Entonces pienso… cómo no voy sacarle jugo a cada minuto del día sobre todo de poder disfrutar de lo que hago, y eso no es poco… Seamos felices, y cuando nos juega una mala pasada, siempre digo: a poner el pecho a las balas y superar los obstáculos”.

- SU INCURSIÓN EN EL ATLETISMO
- VIVENCIAS, ANÉCDOTAS Y APRENDIZAJES
- RECUERDO 1
- RECUERDO 2
- RECUERDO 3
- PING PONG

Si querés leer la nota completa, pedí tu ejemplar a mirapehuajo@yahoo.com.ar o mandanos un mensaje privado en nuestro Facebook: facebook.com/mirapehuajo
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario