El tratamiento contra los piojos paso a paso

• Si optamos por el tratamiento a base de loción debemos aplicarlo sobre el cabello seco. En cambio para las cremas conviene lavar primero el pelo del niño. Debemos aplicar el producto (loción o crema) generosamente por toda la cabeza, insistiendo en la zona de la nuca y detrás de las orejas, donde suelen estar alojadas las liendres.
• Luego debemos esperar el tiempo recomendado en el prospecto, que puede ser aproximadamente 15 o 30 minutos, y cubrir la cabeza del niño sólo si está indicado en el tratamiento. En caso de tener que cubrir la cabeza del niño debemos utilizar gorros de plástico en lugar de toallas porque éstas absorben el producto y no hacen su efecto en el pelo. Después de aplicar el producto debemos dejar secar el pelo al aire, sin utilizar secador.
• En el aclarado también podemos diluir una parte de vinagre por dos partes de agua pues el vinagre facilita que las liendres se desprendan del cabello. Después de la aplicación del tratamiento, con el pelo aclarado y aún húmedo, debemos quitar los piojos y las liendres para evitar una nueva infestación. Para ello utilizaremos la lendrera o liendrera.
• Debemos pasar bien la lendrera desde la raíz hasta las puntas del cabello y por toda la cabeza en distintas direcciones. Después de cada pasada retiramos los piojos y las liendres que se hayan quedado enganchadas en las púas de la lendrera con ayuda de un pañuelo de papel. Por último, dejamos la lendrera en agua muy caliente para limpiarla en profundidad.
• Después de aplicar el tratamiento conviene revisar la cabeza y extraer las posibles liendres que queden durante dos semanas, una o dos veces al día. Si los piojos vuelven a aparecer debemos repetir el mismo tratamiento pasados entre siete y diez días. ¿Cómo desinfectar diferentes objetos de piojos?
• Los peines, cepillos, lendreras, horquillas, gomas y sujetadores de pelo debemos limpiarlos con el mismo producto contra los piojos o sumergirlos en agua muy caliente durante una hora.
• También es recomendable lavar la ropa, gorros, toallas, sábanas, fundas de almohadas, abrigos o peluches que hubiesen estado en contacto con el cuello y cabeza del niño con agua muy caliente, que permite acabar con los parásitos fácilmente.
• Los artículos que no puedan calentarse podemos meterlos en una bolsa de plástico cerrada durante quince días. También debemos aspirar bien los asientos del coche, sillitas de coche o sofás que hayan estado en contacto con las cabezas infestadas de los niños.

Carlos A. Núñez para G-A pelu-kero

Fuente: www.elbebe.com / www.hablandodesalud.net
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario