“La música es vida y hace mover los sentimientos más íntimos”



Ariel Quiroga comenzó a cantar en el coro de una iglesia. Su voz despertó sonrisas en el público, y un día, decidió lanzar su carrera como solista. En la actualidad actúa en bares, fiestas privadas y eventos sociales. El pehuajense tiene 22 años y disfruta de su experiencia en los escenarios de la zona. El cantante charló con Mirá, relató cómo fueron sus inicios y expresó sus sensaciones de formar parte del movimiento artístico del partido.


Una guitarra acá y un bajo por allá. Y en el medio, Ariel. El joven creció rodeado de instrumentos musicales porque el sueño de su papá Daniel era que su hijo fuera músico. Pero a pesar de tener todo al alcance de sus manos, el niño Quiroga, a los once años, no se interesaba por la música. “A mi viejo, que siempre le gustó la música y como todo padre quiso que yo lograra lo que él no pudo. Fue torturante para mí”, afirma entre risas Ariel, y agrega: “en casa, la música no era opción, era la ley, y uno como todo chico, a esa edad no le da realmente importancia”.

Con el paso del tiempo, se animó y comenzó a manipular esos objetos que, hasta ese momento, decoraban el hogar. “Aprendí a tocar algunos, como la guitarra, batería, bajo, teclado, pero más allá de mis condiciones y facilidad de aprender cualquier instrumento de oído, para llegar a ser lo que hoy soy, se los debo a mis padres por dedicarme tiempo, paciencia y sacrificio”.

Ariel Quiroga nació en Pehuajó y tiene 22 años. Tras romper la barrera con los instrumentos musicales, comenzó a incursionar en el mundo artístico que hoy lo encuentra como solista, ofreciendo shows en bares, locales y zonales, fiestas privadas y diversos tipos de eventos. Sus inicios como cantante fueron en el coro de una iglesia cristiana-evangelista, y al ver que el público lo “felicitaba cada vez que lo hacía”, descubrió que “podía comenzar a involucrarme con la música”.

“La música es vida. Una canción con todo lo que la complementa (música, melodía, letra) puede cambiarte el estado de ánimo, puede llevar un mensaje. La música es amistad, reconcilia, trae alegría pero también hace mover los sentimientos más íntimos”, afirma el cantante pehuajense.

SUS SHOWS
Lo que empezó como un hobby, se transformó en trabajo. Luego de subirse a un escenario siendo la voz de un coro, Ariel Quiroga logró su objetivo: ser cantante solista. Desde hace años, el pehuajense se presenta en diferentes encuentros sociales de la ciudad y la región y sus presentaciones se preparan de acuerdo al momento, al lugar y al público que presenciará su espectáculo.

“Por lo general no tengo un repertorio armado, más allá de que uno tiene en mente con qué tema arrancar y saber qué temas salen bien y cuáles son caballitos de batalla. En mi caso, voy armando el repertorio teniendo en cuenta qué tipo de público hay, el estado de ánimo del mismo, y lógicamente, el tipo de evento que se esté realizando. Uno no siempre puede dejar conformes a todos, pero hago un poco de todos los estilos y de todos los tiempos para lograr complacer a todos en general”, explica.

Ariel es feliz cantando. Sube al escenario, observa a su público y disfruta. ¿Qué mejor que trabajar así? Trabajar disfrutándolo. Él, lo consiguió. “Con el paso del tiempo esto se transformó en un trabajo para mí. Es más hoy en día vivo de esto y lo tomo con toda la responsabilidad que corresponde, entonces cada vez que subo al escenario para es una obligación dar lo mejor de mí, brindar un buen show. No digo que sea perfecto pero siempre tratando de dar lo mejor. Más allá de esto, disfruto mucho estar arriba de escenario haciendo lo que más me gusta, me gusta mucho interactuar con la gente, hacerla participar que se sientan parte del show”.

Más allá de su éxito en la música, el joven pehuajense no cesa en sus ganas de aprender y continuar creciendo. Considera que su “materia pendiente” es tomar cursos o talleres con profesionales: “siempre dije que uno nace con el talento, que todos tenemos un Don, en este caso a mí me tocó este, pero no quedarnos con eso y guardarlo, sino luchar para perfeccionarlo para seguir creciendo. Uno nunca termina de aprender, siempre trabajando siendo conciente de lo que somos pero por sobre todas las cosas con humildad”.

LA LLEGADA DE SU PRIMER DISCO
Cuando terminaba sus shows, el público se acercaba y consultaba sobre algún material de su autoría, entonces el pehuajense decidió editar su primer trabajo discográfico. Se trata de un CD con “covers de música comercial para bailes, con temas del recuerdo pero renovados, hay temas melódicos pero llevados a un ritmo más movido”.

Quiroga asegura que “hacer que a la gente le guste lo que uno hace es muy importante y eso está bueno, y haber grabado mi primer CD, fue muy importante para mí porque fue con mucho sacrificio. Es el fruto de todo un trabajo y una preparación. Pero no me quedo solo con eso, estoy trabajando en el segundo que va a llevar otro tipo de material, con un ritmo de los que más me gusta y en el que me desenvuelvo mejor: melódicos”.

El artista expresa estar “muy agradecido a Dios por haberme dado esta oportunidad de poder trabajar de lo que más me gusta, siempre tratando de dar lo mejor y seguir perfeccionándome para brindarles un buen show a toda la gente que me acompaña y siempre me hace el aguante cada vez que tengo una presentación”.

Por otro lado, Quiroga manifiesta que “en Pehua hay muchos artistas, muchos que cantan, pero veo un gran futuro en la juventud. Yo que ando en muchos eventos trabajando con mi empresa de sonido-iluminación Ariel Quiroga Eventos, he observado una cantidad de chicos y chicas con una capacidad y un oído increíble para la música”.

Asimismo, el cantante local reflexiona que “deberíamos apoyarlos y animarlos a hacer el tipo de música que ellos elijan. A los padres de estos, incentívenlos a emprender algo así, a que se involucren con la música, y si está en sus posibilidades, conseguirles algún instrumento háganlo; es algo sano, algo lindo”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario