"Me emociona subir al escenario"



Hernán Osvaldo Luguercho tiene 52 años y es referente folklórico de la región. Su nombre aparece en las principales grillas de los tradicionales festivales de la zona. Se presentó en la Peña de Los Cuatro de Córdoba y participó de la última Peña Oficial de Cosquín. Se define folklorista de nacimiento, destaca el crecimiento musical de la ciudad y agradece el constante apoyo de familiares y amigos.

El aire pehuajense recibió su canto y los festivales zonales le abrieron puertas a su voz. Folklorista de pura cepa, amante de las tradiciones lugareñas y familiero. Ahí van, siempre juntos, él y su compañera de sueños. Hernán Luguercho y su guitarra.

Nació en el barrio de Parque Patricios en la década del sesenta y a los treinta y dos años se mudó a Pehuajó. “Soy folklorista desde siempre”, sentencia Hernán, que con apenas diez años ya disfrutaba de su guitarra, mientras se filtraba en las guitarreadas familiares de su casa. “Todavía tengo muy presente el día que cumplí diez años y mis padres me regalaron mi primera guitarra. Siempre me gustó el folklore, pienso que por una tradición familiar ya que en mi casa se escuchaba música todo el día”.

Hernán Luguercho lanzó su carrera como solista, acompañado por Jorge “Pinocho” Fernández, como primer guitarra, y Santiago Abel Celis, en la percusión. “Mi relación con la música es de una profunda pasión, me da mucho placer poder cantar. El folklore es mi compañero en todo momento, siempre escucho o canto algún tema. Me ha permitido conocer lugares y gente con la cual compartimos nuestro gusto por la música y lo más importante es que me dio la posibilidad de ganar dos grandes amigos y compañeros en esto de andar cantando, como lo son Jorge y Santiago”.

Al subir al escenario, vive momentos únicos. La emoción lo invade e intenta transmitir su pasión por el folklore. “A la hora de armar el repertorio trato de tener en cuenta el lugar y el momento donde me toca actuar. Subir a un escenario me da mucha emoción, porque puedo hacer lo que tanto me gusta y busco transmitir mi sentimiento por lo que hago”.

UNA TRAYECTORIA EN CRECIMIENTO
En sus inicios, formó parte de un grupo de folklore mientras realizaba el servicio militar obligatorio, y una vez consolidado como cantante, disfruta su trayectoria como solista. Hoy, a los 52 años, recorrió los escenarios folklóricos de la región y participó en destacadas peñas nacionales. Participó en diversas ediciones del festival pehuajense y en ‘Mones Cazón, un pueblo que canta y baila’, la cita folklórica anual de los monescazonenses.

También fue recibido por Julio Marbiz en su programa Argentinísima que se emitía en el viejo Canal 11 y lució su arte en distintos programas de Argentinísima Satelital. Entre sus presentaciones, se destacan las participaciones en Córdoba: “he tenido la suerte de tocar en la Peña de Los Cuatro de Córdoba y en la Peña Oficial de Cosquín 2013, para mí el lugar mas importante donde tuve la suerte de presentarme, junto con nuestro festival por lo que representa para mí. Pisar ese escenario me hace sentir cosas distintas a otros lugares”.

“Mi objetivo es tratar de mejorar y de seguir cantando en los distintos escenarios a los que sea convocado”, afirma Luguercho.

LOS JÓVENES Y EL FOLKLORE
La actualidad folklórica es auspiciosa. El crecimiento en el número de artistas despierta la alegría de Luguercho, quien esperanzado el futuro inmediato de nuestra música. “Desde mi punto de vista, el momento actual es muy bueno, ya que han surgido solistas y grupos de gente joven que le dan un empuje importante a nuestro folklore”.

Nutrido de experiencia, y con kilómetros y kilómetros caminados con su guitarra al hombro, Hernán alienta a la juventud a ser perseverantes. “A los jóvenes les diría que nunca bajen los brazos, que siempre hagan las cosas desde la humildad y que estudien tanto canto como música”.

Además, el artista considera que “desde la familia se debe transmitir el amor por lo nuestro, y también me parece muy importante que en las escuelas se den clases de música y danzas folklóricas”.

APOYO INCONDICIONAL
La carrera del artista no sólo depende de sus condiciones musicales. El entorno se vuelve prioridad y Luguercho lo sabe. “Quiero agradecer a los que me han apoyado en esto de andar cantando: a mis padres que me siguen a todos lados, a mis hijos que me hacen sentir un padre orgulloso y siempre tienen una palabra de aliento, a Silvia (mi señora) con quien comparto esta pasión por la música y me ayuda en la elección del repertorio, a Jorge Prieto por las manos que me da, al director del Ballet Folklorama, Raúl García, que fue quien me dio la oportunidad de subir a un escenario por primera vez en Pehuajó, a Alicia (mi hermana) que siempre está conmigo. Un párrafo aparte para mi cuñado Carlos Galli, que ya no está entre nosotros, él fue uno de los principales impulsores para que yo esté en esto”.

PING PONG
-¿Un deseo?: Cantar con mi nieto Mateo.
-¿Una frustración?: Ninguna.
-¿Un rencor?: No soy rencoroso.
-¿Un amor?: Mi familia.
-¿Una esperanza?: Ver mejorar a mi país.
-¿Un ídolo?: Ruben Ehizaguirre (cantante de Los Nocheros).
-¿Un músico?: José Félix Boses (nunca se lo dije pero lo admiro).
-¿Un cantautor?: Te lo divido: autor, Jorge Milikota; cantante, Ruben Ehizaguirre.
-¿Un recuerdo?: Cosquín.
-¿Una ingratitud?: No recuerdo.
-¿Una gratitud?: A mis amigos.
-¿Un reproche?: No haber estudiado canto y música.
-¿Una canción?: Zamba para mis amigos.
-¿Pehuajó?: ¿Qué puedo decir de Pehuajó? Me recibió por el año 90 de la mejor manera, me permitió trabajar y educar a mis hijos, también desarrollar mi pasión por el canto y cosechar buenos amigos. Hoy puedo decir que tengo dos lugares en el mundo: Pehuajó y Aldo Bonzi, el barrio donde viví desde que nací hasta los 29 años.
-¿Hernán Luguercho?: Un agradecido a la vida porque mas allá de haberme quitado cosas, fueron muchas más las que me dio.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario