“Antis soy yo”



Su pasión por el dibujo comenzó en el jardín de infantes. Tras culminar sus estudios secundarios en Pehuajó, se graduó como Diseñadora Gráfica en la Universidad de Buenos Aires. Hoy, a los 27 años, Antonela Cárpena se consolidó como ilustradora y comparte sus creaciones en la red social Facebook, logrando un sobresaliente éxito viral.


Dibuja desde que iba al jardín. “Siempre fue una pasión. Si me dejabas solita con una caja de lápices, era probable que cuando volvieras yo siguiera ahí”, comenta, y explica: “me parecía genial poder construir nuevos universos en algo tan neutro como un papel. Es un acto muy propio y como tal, muy interesante”.

Antonela Cárpena nació en La Plata, es fana del Lobo y amante de la ilustración. De pequeña se instaló con su familia en Pehuajó, y luego de finalizar el colegio secundario, se trasladó a Capital Federal. En 2008, se recibió de diseñadora gráfica en la Universidad de Buenos y actualmente asiste a talleres de ilustración.

Un día creó un personaje y le dio vida. Es una niña que sonríe, llora, tiene frío. Se pone triste y tararea canciones. Su hábitat es la red social Facebook. Allí conoce gente y recorre lugares inesperados. Se llama Antis. ¿Pero quién es realmente? “Antis soy yo. Mi personaje es 100% autorreferencial. La Antis tal como se la ve, apareció en la época de la facultad. Hasta ese entonces dibujaba varios personajes, pero fue en esos años que tomó tal importancia la nenita. Era boom en ese momento hacer personajes, y tener uno propio creaba identidad y te diferenciaba”.

Antis conquistó más de 9.700 Me gusta! y una viralidad asombrosa. La nenita comparte sus vivencias, estados de ánimo, las canciones que escucha, sus aforismos preferidos, referencias de películas y libros. Habla de amor, se emociona y te abraza. “Está muy bueno lo que pasa en Facebook. Lo que hace que sea compartido, creo yo, es la empatía que generan mis publicaciones”, afirma la ilustradora.

“La consigna a la hora de dibujar es transmitir buena onda, hasta los días malhumorados los dibujo de forma simpática. Voy por el lado de la ternura, canto las canciones que dicen esas verdades que tanto nos llegan, cuento lo que me pasa y supongo que a todos nos pasa... El otro día una persona me dijo que compartía mis dibus porque sentía que le iluminaba el muro. Qué lindo, ¿no?”.

Pero Antis no se expresa todos los días. No tiene programadas sus apariciones en la Web. “Tengo rachas de acelere total y rachas de cuelgue. Días que escucho, veo y recuerdo situaciones que se merecen un dibujo, y días que no pasa nada, que también es ilustrable, je. Trato de publicar con la mayor frecuencia posible, pero tampoco posteo lo que sea con tal de postear. También considero que los dibujos tienen un tiempo... algunos se siguen compartiendo pasados los días, y les doy su espacio para que lleguen lo más lejos que puedan”.

Publica un dibujo y comienza una catarata de notificaciones. Consigue cientos de Me gusta! y los usuarios lo comparten. Y lo comparten. Y lo comparten. Y Antis crece, y crece. “Por un lado es sorprendente ver el impacto, leer los mails y mensajes tan lindos que me dejan y sentir que puedo dar algo para alegrar a alguien. Pero por otro lado, no es todo porque sí. Estoy hace varios años con esto. Antes de Facebook estuve en Fotolog y en Flickr, y fui progresando. Dibujo con mucha dedicación. Cuido muchísimo mi espacio desde lo gráfico y lo conceptual”.

Conocé a Antis en www.facebook.com/dibujantis.

EL ARTE CALLEJERO, SU OTRA PASIÓN
Antonela también plasma sus aptitudes creativas en el arte callejero. “Empecé a pintar en la calle en los años de la facultad. Me conecté con gente a la que admiraba mucho, y conseguí que me inviten a sus salidas artísticas. Súper enriquecedor. Se ve en vivo el impacto que genera, los piropos que nos tiran los vecinos y gente que pasa por esas calles. Muy lindo”, explica la artista, que en 2009 realizó un mural en Pehuajó, sobre calle Artigas, casi Rivarola.

Aunque con el tiempo relegó la actividad callejera para dedicarse a la ilustración, Cárpena manifiesta: “siempre quiero volver... hay proyectos cercanos... vamos a ver qué pasa”. Pero mientras tanto, disfruta del crecimiento de Antis y continúa su carrera profesional en el ámbito del diseño gráfico.

DE LA CALLE AL ESTUDIO
Deja los pinceles y se sienta frente a una máquina. Crea y diseña. ¿Cómo sentís el cambio de crear obras en un espacio compartido a trabajar en un estudio de diseño gráfico, ‘en soledad’? “El diseñador gráfico es un comunicador. No lo veo como estar ‘en soledad’, porque el cliente siempre está del otro lado súper ansioso viendo qué le ofrezco... se sorprenden con mis respuestas, me transmiten sus pareceres... hay un ida y vuelta constante. También trabajo con colegas, miro referencias y pregunto todo lo que se me ocurre... En definitiva, todo lo que hago busco que sea público. Por supuesto siempre es distinto cuando es trabajo que cuando es por hobbie. Cada día siento que estoy más cerca de fusionar las dos cosas. ¡Ideal!”
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario