“Dejamos nuestras cosas para cumplir con la misión de atender a quien lo necesite”



Es otro ejemplo de entrega y solidaridad. Lo afectan problemas delicados de salud, pero no cede a esa adversidad. Por el contrario, redobla los esfuerzos y siempre está cuando lo necesitan. En agosto próximo cumplirá 28 años de bombero. Hace pocos días fue distinguido por haber salvado una vida, episodio que lo llena de satisfacción pero al mismo tiempo exterioriza su dolor cuando no fue posible superar situaciones extremas en siniestros. Le entusiasma la incorporación de jóvenes y sostiene que el cuartel es su segunda casa, a la que seguirá visitando cuando llegue la hora del retiro.

Es de noche. Está a solo dos cuadras del cuartel. Suena la sirena y como siempre, como todo bombero, Raúl Ernesto Michelli (54) se apura para llegar cuanto antes. Llega y se cambia enseguida. No fue necesaria su salida, respeta el orden de prioridades “porque tengo dificultades todavía por una enfermedad que sufro, pero sigo firme”, afirma convencido de su apego por la voluntaria tarea bomberil.

Allí comparte las novedades del día y se suma al quehacer nocturno, que en la ocasión tiene que ver con los preparativos de la cena del 60 aniversario. Siempre dispuesto a brindar su aporte: “El cuartel es mi otra casa y mis compañeros son mi familia”.
Michelli ingresó al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pehuajó el 16 de agosto de 1985, cuando era jefe Pablo Landa. “Siempre tenía ganas de ser bombero –expresa- y un día, en mi taller se me prendió fuego un auto. Al instante decidí ser bombero”.

Valora la capacitación realizada en distintos lugares, tales como Puerto Madryn, Buenos Aires, La Plata, que le permitieron un mejor desenvolvimiento en las acciones que depara la actividad.

SALVAR UNA VIDA, LO MÁS GRANDE QUE ME PASÓ
En ocasión de celebrarse el día del bombero voluntario, en vísperas de los 60 años de la fundación del Cuerpo, Raúl Michelli fue distinguido por su trayectoria pero particularmente por haberle salvado la vida a un vecino que estaba electrocutado. Fue uno de los momentos significativos de la reciente conmemoración.

“El diploma que me entregaron como distinción por haber salvado una persona, es lo más grande que he recibido”, exclama con inocultable satisfacción y nos relata aquel episodio con final feliz: “Fue en la calle Peláez al doscientos y pico. Todo el mundo miraba y nadie me ayudaba. En la desesperación lo cargué en un auto que yo tenía. Lo reanimé primero y con la señora le pusimos una frazada y lo llevé al hospital. Ya cuando íbamos llegando al hospital empezó a reaccionar. Eso fue lo más grande que me pasó y no lo puedo olvidar. Es sólo un instante, pero pude salvarlo”.

“Se llama Alberto Videla, éramos vecinos además. Me acuerdo que tenía un perrito chiquito que no podíamos sacarlo de al lado de él, nos mordía. Por un tiempo largo no podía pasar por ahí, porque el perrito me tenía bronca todavía”, remarca sonriente.

OTRA CARA DE LA REALIDAD
Ahora también, subsisten en sus retinas situaciones desagradables, que se contraponen con aquella experiencia vivida en calle Peláez: “Hay otras que no hemos podido salvar. Me acuerdo, una vez, con un abuelo en silla de rueda, nos mojamos para llegar a una ventana y no pudimos entrar. Ahí sentís impotencia, te quedas muy mal y no te lo olvidas más. Es algo que queda muy adentro, ver el sufrimiento de una persona y no poder hacer nada. Con mis compañeros sentíamos impotencia, no podíamos, el fuego nos superaba”, relata resignado.

SOMOS FAMILIA
“Me alegra la llegada de chicos nuevos al Cuerpo”, acota Michelli y añade:
“Somos familia, todos por lo mismo, a disposición de la comunidad. Dejamos nuestras cosas para cumplir con la misión de atender a quien lo necesite. Y cuando me retire, seguiré viniendo, sin ninguna duda”.

A modo de corolario, nos deja un mensaje destinado a los jóvenes que deseen ser bomberos: “puedo decirles que se integren si lo desean, es una cosa muy linda que le va a pasar en la vida. Tendrán muchas satisfacciones, si bien a veces hay cosas que te amargan, siempre las satisfacciones son superiores”.

“Las situaciones dolorosas te maduran y te permiten reaccionar de otra forma si se vuelven a repetir” termina expresando el veterano bombero a través del cual adherimos a la celebración y rendimos tributo a todos los convecinos que abrazan la noble tarea de servir a los demás.

Merecido reconocimiento
Raúl Michelli exhibe el reconocimiento entregado por el gobierno municipal, por su trayectoria y por salvar la vida de un vecino. junto a Carlos Tiano. (Foto Facebook Hilda Bochy López)
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario