Esa necesidad interna del alma

Tiene 47 años y desde hace más de dos décadas, seduce a los pehuajenses con sus obras. Sus inicios artísticos fueron en Juan José Paso. Asegura que la función del arte es salvar vidas y se define como “un artista plástico de definida línea abstracta”. Claudio Fadón es docente, trabaja como administrativo en la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Pehuajó y sueña con la creación del Museo de Arte Contemporáneo Pehuajense.

Su interés por el arte comenzó desde niño. “Estaba enfermo de paperas y me trajeron acuarelas para pintar y un libro a la cama. Fue, obviamente, un desastre, el libro quedó a un lado y pinté las sábanas”, expresa Claudio. Fueron esas sus primeras pinceladas. Tenía cinco años y sería el inicio de una rica trayectoria en el arte.

Recibió su formación artística en Juan José Paso. Estudió dibujo y pintura en la Escuela de Arte ‘Juan Carlos Castagnino’ con Ester Cerquetti, bajo la dirección de la destacada artista Hilda Riscino. “Esas dos mujeres me dieron la base de lo que soy. Ester me enseñó a manejar el color, a saber llevar los tonos adonde quiero que vayan, a mezclar sin miedo para lograr colores que me satisfagan e Hilda me dio la energía para decir: soy artista abstracto. En general se espera que uno pinte algo más “real”, pero ella me ayudó a afirmarme en ser y hacer lo que uno siente”, recuerda.

ESA CUERDA INTERNA QUE TODOS TENEMOS…
¿Se puede definir el arte? Fadón no titubea y expresa: “El arte es esa cuerda interna que todos tenemos y que en algunos vibra para hacer cosas y en otros lo hace para apreciar”. Pero para que el arte “funcione”, asegura que “tiene que haber alguien que pinte, escriba, esculpa, cante, baile, haga fotos y alguien que valore con su mirada esas creaciones. Cada uno de nosotros tenemos diferentes capacidades artísticas, unos nacieron con el don de una voz privilegiada (María Callas), otros son grandes directores de orquesta (Herbert Von Karajan), los hay grandes diseñadores de autos (Pininfarina) y así...”.

El pehuajense considera que la pasión por el arte es algo innato pero indica que “siempre es bueno ayudar a esa predisposición con una buena guía, agradezco las guías que me tocaron”. ¿Y porqué hacer arte? Tampoco duda. “El artista no puede hacer otra cosa, es su impulso natural... hace arte o muere de pena. Y la función del arte, es esa, salvar vidas. Un alma que no se alimenta, que no se deleita con música o danza, que no aprecia una bella creación del orden que sea, es un alma mustia, triste. Podrán los médicos recetarle a ese alma la droga más avanzada, pero sin arte allí quedará”.

“SOY ARTISTA PLÁSTICO DE DEFINIDA LÍNEA ABSTRACTA”
Así se define Claudio. Destaca su gusto por Miró, Kandinsky, Marc Chagall, Paul Klee, José Luis Mac Loughlin y “toda la naturaleza que nos rodea” pero afirma que no cuenta con un referente artístico: “No tengo un solo artista que me atraiga. Me atrae el arte en general. A veces me deja con la boca abierta la forma de las nubes en el cielo, y eso es la naturaleza en acción”.

En la actualidad, Fadón está abocado a la realización de su nuevo proyecto artístico. Se trata de la serie Atuendos donde el artista trabaja sobre “prendas, ropas que rescato de los containers de la “basura” o que encuentro en la calle”. El otro proyecto “es la construcción del atelier que está faltando en mi casa; en este proyecto trabajo con la idea de paredes hechas con botellas, siempre pensando en reciclar lo más posible”.

Sus trabajos tienen un tinte especial. Fuera de lo común, saltando lo establecido. Ahí se ubica, más allá de esas barreras. Ha creado un estilo propio que lo destaca. “No pinto para que la gente apruebe mis trabajos, es egoísta, pinto para sentirme vivo; si además, a alguien le gusta... ¡¡¡genial!!! Uso materiales no tradicionales porque no creo que para hacer arte haya que, sí o sí, usar lo establecido. Para crear belleza no hacen falta muchos materiales”.

Entre sus proyectos realizados, Fadón relata una experiencia fantástica: “una vez armé una muestra en una casa abandonada, que el dueño me prestó generosamente, con eso intenté demostrar que en cualquier lugar puede residir la belleza. La casa se llenó de gente, hubo arte, magia, risas, vino y estuve viviendo allí un mes, me llevé la bolsa de dormir, el equipo de música, los sahumerios y todos los días recibía las visitas, fue una muestra compartida con una amiga que hace fotos y es uno de mis mejores recuerdos”.

EL ANHELO DEL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO PEHUAJENSE
Fadón considera que a nivel arte en Pehuajó existe “un material humano muy valioso”, pero explica que “nos falta un gran lugar para poder mostrar esos trabajos. Pasan los años y seguimos sin tener la sala de exposiciones que nos merecemos. Una vez organizamos un remate de obras de arte que fue un éxito... ¿en cuántas ciudades del interior se pueden hacer eso?”. Para pensar.

Entre sus deseos, hay uno que sobresale. “Mi gran sueño es lograr un Museo de Arte Contemporáneo Pehuajense, para que no queden en el olvido las obras de Aníbal Ortega, Hilda Riscino, Jorge González, Kiky Girondo, Irineo Suárez, Jorge Rossini, Velia Andersch, entre otros. Actualmente los trabajos de estas personas, todos fallecidos, están en custodia de sus familiares y amigos cuando podrían estar en muestra permanente y generando un atractivo turístico para la ciudad”, comenta Claudio.

PING PONG
*¿Un deseo?: Tener mi pequeño restaurante
*¿Una frustración?: No poder ayudar a ciertas personas
*¿Una satisfacción?: Ser auténtico
*¿Un amor?: El próximo
*¿Un rencor?: Soy jodido con la gente que lo es conmigo
*¿Una esperanza?: No rendirme jamás a la corrupción
*¿Un amigo?: Aquel que se fue de este mundo sin mi abrazo
*¿Un recuerdo?: El sabor del dulce de leche que hacía mi madre
*¿Una gratitud?: Agradezco a la vida los padres que me tocaron
*¿Una ingratitud?: Me resulta
ingrato ver a algunos jóvenes sin motivaciones
*¿Un hobby?: Coleccionar estampillas
*¿Un reproche?: No poner mis energías en el lugar correcto
*¿Una obra?: Dédalo I, mi primer trabajo
*¿Un artista?: Salvador Dalí
*¿Pehuajó?: Mi lugar en este mundo
*¿Claudio Fadón?: Un soñador

La obra de Claudio Fadón en series
“De signos y Dédalos” (en su totalidad es témpera a pincel”): Recibe su nombre “porque al pintar una figura, le doy el nombre de signo cuando una figura está contenida por otra y a su vez tiene otras alrededor se forma una especie de Dédalo, o laberinto”.
“De las Composiciones Caóticas” (técnicas mixtas): “Marca el paso del “orden” de la serie anterior al “caos” de unos trabajos en los que la pintura fue aplicada con las manos, con palos y con cualquier elemento disponible”.
“Efectos” (técnicas mixtas): El artista buscó distintos efectos con elementos no tradicionales.
“Aquellas máquinas” (técnicas mixtas): Fue potenciando el uso de aplicaciones de elementos no tradicionales, lo que generó trabajos con mucha textura.
“De los Cometas” (técnicas mixtas): “se origina cuando una noche venía caminando con mi madre y vimos el ingreso a la atmósfera de un satélite ruso, fue un espectáculo impresionante, esos colores y ese sonido, todo eso me llevó a plasmar esas formas en técnicas mixtas”.
Compartir en Google Plus

1 comentarios: