“Empecé por 15 días por un reemplazo y me quedé hasta ahora”

Jorge Santellán, tiene 46 años de edad y hace 32 que trabaja en la farmacia. Ingresó cuando tenía 14 años y ha sido el único trabajo en su vida.

Al recordar los inicios en farmacia “Del Águila” cuando estaban a cargo López y Ghezzi, remarca: “empecé por 15 días para hacer un reemplazo y me quedé hasta ahora”.

Jorge, primero fue cadete y después auxiliar. Hoy cumple sus tareas en farmacia Fernández que es una extensión de la tradicional “Del Águila”. Atiende al público, atiende la caja y es conocedor de todos los menesteres del rubro.

“Atiendo a todo el mundo igual y trato de resolver los problemas que suele plantear al cliente”, dice Jorge al tiempo que remarca la necesidad de asumir la tarea con responsabilidad y con un carácter templado “por que muchas veces la gente anda mal, tiene problemas y hay que entenderla".

Considera necesario tener una actitud positiva ante el cliente, dejando de lado problemas personales o particulares que todos tenemos por “esos golpes de la vida”.

En tantos años de trabajo, Santellán ha atendido hasta tres generaciones, abuelos, padres e hijos. Recuerda con nostalgia la época de cadete, cuando empezó a conocer a la gente llevando los medicamentos. “Los chicos me convidaban chupetines y muchos me esperaban con una tasa de café con leche”, rememora.

Jorge se siente identificado con su tarea. “Me siento conforme. Me encanta y me gusta lo que hago, y lo hago con cariño”, afirma y acota: “más con la gente mayor, me conocen y me esperan”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario