"Parece mentira que hayan pasado tantos años"

Beatriz Agesilao, otra de las experimentadas empleadas de farmacia. Se siente feliz con la tarea realizada y por momentos le cuesta creer que hayan pasado más de tres décadas.

Comenzó a trabajar en el año 1978, como otros compañeros en la farmacia “Del Águila” y su actividad se prolonga en la actualidad en “Fernández” ubicada sobre la calle Mitre.

“Prácticamente toda una vida”, sintetiza, y al preguntarle si se ha sentido cómoda durante tantos años, responde en forma contundente: “por supuesto, es lo que me gusta”, pero al momento de hacer balance y valorar el tiempos transcurrido, exclama: “me parece mentira que hayan pasado tantos años”.

Como ha sucedido con los restantes compañeros, las vivencias son similares dentro de la farmacia, habiendo acumulado notoria experiencia al conocer todas las facetas de esta particular actividad que establece un nexo muy especial con la gente.
Agesilao no registra en sus recuerdos ingratitudes, al contrario atesora los buenos momentos que ha compartido y convivido, dejando de lado “cosas pasajeras” que siempre suelen suceder dentro de un ámbito de trabajo.

Se manifiesta conforme y sostiene que si la vida le diera otra posibilidad de elección “haría el mismo trabajo”, criterio que corrobora su convicción y el apego a la ocupación laboral que comenzó hace 34 años.

A la hora de desmenuzar recuerdos, surgen numerosas anécdotas cuya enumeración no es posible hacer en pocas líneas. Momentos muy agradables, el recuerdo de clientes, ya de distintas generaciones y el espontáneo agradecimiento a todos los que en forma directa o indirecta, hacen realidad una enriquecedora comunicación que con matices muy especiales se genera entre el cliente y empleado de farmacia.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario