Buen músico y mejor amigo

Osmar “Choli” Ongaro, falleció el 15 de mayo de 1971, como consecuencia de un accidente de tránsito, ocurrido en ruta 5 cuando se dirigía a Carlos Casares, para cumplir con una actuación. Viajaba con su esposa Elsa Merlo y su amigo Vicente Miguel Buchichia, que también fallecieron en la tragedia.

Su muerte causó profunda consternación en la comunidad. Su obra artística y musical mereció el reconocimiento unánime de quienes lo conocieron. Ahora, sigue vigente, no solo en el recuerdo sino a través de su hija que un día se propuso cantar, no solo porque así lo sentía, sino para honrar la memoria de su amado padre.

RECUERDOS Y OPINIONES
Esteban Laporta (abril de 1984): “Todos los viernes, con el cuarteto de Choli Ongaro actuábamos en la confitería del negro Alomar. Una noche llega nada menos que Tito Lusiardo. Lo recibimos a todo tango entregándole de Canaro “Tiempos Viejos”. Luego, el gran actor y bailarín muy emocionado –también lo estábamos nosotros- nos agradeció profundamente y se confundió en un abrazo que hasta hoy lo llevo presente.
Ah, y nunca olvidaré la actuación junto a Choli Ongaro, en diciembre de 1969, cuando en el Festival de Tango realizado en el parque San Martín”.

Raúl Debórtoli: “Fue mi amigo. Simpatizante fanático de Deportivo. El era hincha mío cuando jugaba en Depo y yo hincha de él. Compartimos muchas cosas. Fue muy bueno, como músico y como amigo”.

Carlos Vidal: “Compartí con él, en la orquesta Armonía y después con el cuarteto anduvimos por todos lados. Tenía su carácter, pero era muy bueno como músico y como persona. Muy gaucho, no tenía problemas en hacerte un favor”.

Leonardo Capristo: “Como amigo, como músico y como contador de cuentos era extraordinario. Tenía espíritu siempre alegre. Fue una época lindísima que no se volvió a repetir”.

Lucho Erbín: “Por sobre todas las cosas fue un gran músico, tocaba varios instrumentos, piano, trompeta, bandoneón. Tenía intuición, en “la Gallina” cuando veía ambiente favorable pedía enseguida el piano. Fue un amigo”.
Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. No tuve la suerte de conocer a Choly, pero desde muy chiquito,en casa , mi padre,Julián Pinacho, lo recordaba
    como una gran persona y extraordinario músico. A Dios gracias tuve el honor de compartir una hermosa noche de tango en el salón blanco de la Municipalidad de Pehuajó, con su hija,Adriana, que con su hermosa personalidad nos atrapó a todos y nos deleitó con magnifica interpretación de tangos. Excelente labor de "Mirá" por recordar a grandes personalidades tales como Choly Ongaro

    ResponderEliminar