La Vieja Sportman

Entre las conmemoraciones de enero, se destaca el día del pizzero y repostero, multifácetica actividad de notable crecimiento en los últimos tiempos. El año pasado, rendimos tributo a Pizzería Fulvio y nos quedó pendiente pizzería Sportman, que marcó toda una época frente al recordado Cine Zurro. Fue inaugurada en el año 1942 y cerró sus puertas en el año 1977. Hoy, se prolonga a través de la denominada “Vieja Sportman”, que funciona desde marzo de 1992, también en calle Alem pero con otras características.

Un anochecer de un caluroso día de enero, fue propicio para hilvanar recuerdos junto a Silvia González (hija de Melquesidel “Tito” González), que hoy con su esposo Ricardo Fabián Gianuzzi mantiene vigente el nombre de Sportman. Los hermanos González, en aquella época, dejando dos de ellos sus roles de mozos en el Hotel Comercio, se vincularon laboralmente con el propietario del negocio que funcionaba en el local de Alem 527, que tenía como nombre “Sportman” y vendían golosinas y helados.

Luego de un tiempo de compartir el emprendimiento, “Tito” y “Negro” González, habilitados como socios industriales, lograron comprar el negocio e iniciarse en forma independiente con la pizzería Sportman. “Decidieron mantener el nombre de origen inglés del negocio anterior y tuvieron que adaptar el ambiente edilicio. Fue un esfuerzo tremendo levantar todo el piso de madera”, recuerda Silvia haciendo alusión a recuerdos puntuales de su familia.

Y al indagar en las pocas fotos que conservan, del frente por ejemplo no hay ninguna, proliferan los recuerdos al observar rostros de familiares y pehuajenses que ya no están y otros cuando eran niños. Durante muchos años, la “Sportman” fue ámbito apropiado para la celebración de cumpleaños. Justamente, entre los recuerdos familiares, rescatamos una foto del cumpleaños de Silvia González, donde aparecen, además de conocidos vecinos, los impulsores de la pizzería.

Los pehuajenses mayores de 50 años recuerdan de distintas maneras a la vieja pizzería. Era la cita casi obligada a la salida del Cine Zurro y lugar de encuentro familiar y de amigos, los fines de semana. El movimiento de la cuadra era notable, por la atracción del cine, de confitería Selec, aquella de las impactantes “picadas” y porque era parte ineludible de la llamada “vuelta del perro”.

Al lado estaba el diario Noticias y ante acontecimientos trascendentes y convocantes, como los actos electorales, era punto de concentración para recibir información en los anocheceres domingueros. Los estudiantes que concurrían a la Normal o al viejo colegio Nacional, tenían también como punto de encuentro “la Sportman”. “Comíamos, además de pizzas, lomitos con vino Nebiolo”, rememora el historiador Viterbo Ferrer.

Otros remarcan, particularidades del negocio, como los platos con el nombre grabado de la pizzería, las vitrinas, las carameleras de vidrio y los exhibidores de sanwich de miga, característicos en esa época, que se pueden apreciar en las secuencias gráficas.

Estas simples referencias, habrán de provocar otras y los recuerdos -con seguridad- serán numerosos y diversos. Sirva la recordación para rendir tributo al emprendimiento que forma parte de la historia comercial lugareña y al mismo tiempo el reconocimiento y valoración al oficio de pizzero y repostero, tanto a los hacedores de ayer como de hoy, honrado el día que cada 12 de enero nos marca el almanaque.

Foto: “Tito” González, “Cacho” Torreiro y afirmado al mostrador, José Esteban Garré “Cocho”)



De izquierda a derecha se observan, de pie: Estela Castaño, Alicia Ghezzi, Nora Juan, Juan “Tono” González, María González (al lado de Nora), Milquesidel “Tito” González, Silvia González (que cumplía años), Isidoro “Cholo” González, Dolly Grando, Emilia Pérez de González, Jorge González, Florentina González, Elida Fazio y José Enrique González. Sentados: Roberto Ghezzi y los hermanos Libosart.




El talentoso caricaturista Abel Hernández creó una escena de la pizzeria. “Cholo” González, haciendo la V de la victoria y una bandeja con porciones en la otra mano. A la izquieda, “Guadalupe” un personaje local, y a la derecha “Mincho” Giacobbe.




Botella de particulares características que era exhibida en un sector de la vieja pizzería, en calle Alem. Es conservada por el vecino Raúl González, que en su momento la adquirió en una subasta pública.




Se observan a los mozos Julio Artuzamunoa y Agesilao, en la celebración de un cumpleaños. Entre los presentes integrantes de la familia González y otros invitados.




Silvia González, junto a Fabian Gianuzzi, exhiben en la Sportman actual, un plato y una de las carameleras de la vieja pizzería. Al medio, Pablo, colaborador de la casa.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario