Perfume: producir humo fragante

El arte de extraer perfumes se practica desde tiempos inmemoriales. En un principio, muchas civilizaciones antiguas los reservan para uso ritual y religioso. Fueron los egipcios los primeros en utilizarlos como cosméticos para su cuidado personal. Grecia adoptó de Egipto el gusto por los perfumes y los transformó en productos para el aseo personal, empleados también para la vida social y religiosa.

Dichos pueblos convertían en antiguos ritos el hecho mismo de perfumarse, como si cada fragancia fuera una auténtica joya con el poder de hacer más agradable la vida de quien lo lleva. Su fuerte vínculo con la memoria y las emociones hace al olfato el más misterioso de nuestros sentidos.

Empleando diversas técnicas, milenarias, los perfumistas han logrado extraer los aromas que la naturaleza exhala y recrearlos en fragancias que llaman a la evocación. Como si se tratara de una sinfonía, han combinado sus notas en un sinfín de opciones, creando así las familias olfativas y su infinita variedad.

CÓMO ELEGIR TU FRAGANCIA
Al momento de elegir tu fragancia debes considerar las distintas notas que la componen, o sea, sentir como varía en cada etapa de evaporación. También hay que saber que un mismo perfume no huele igual en dos personas. Estos responden a factores como el PH de la piel, hábitos alimenticios, variaciones hormonales, entre otros, que alteran la química del perfume variando el aroma que desprenden en cada individuo.
Finalmente, la decisión sobre el cual es tu fragancia depende del conocimiento de uno mismo. Una fragancia tiene que adornarte como un velo invisible que vaya en consonancia no solo con tu piel sino con tu personalidad.

CÓMO PROBAR ANTES DE ELEGIR
Se aconseja probar las fragancia en la muñeca o rociándolas en el aire para sentirlas a cierta distancia. Nunca se debe oler directamente en el frasco ni demasiado cerca, se sugiere no probar más de tres fragancias continuas pues el olfato pierde su presión.

Un truco muy útil para evitar esto es llevar algunos granos de café envueltos en un pañuelo para olerlos y seguir probando. El café actúa como un neutralizador de aromas.

CÓMO APLICAR LA FRAGANCIA EN TU PIEL
Para asegurarte de que tu fragancia sienta por más tiempo, es recomendable aplicarla en zonas del cuerpo que estén cercanas al torrente sanguíneo, como en las muñecas, cuello y la nuca.

Una vez que aplicás tu perfume, no debés frotarlo pues de este modo las notas de salidas se “rompen”; si querés esparcirlo hazlo sólo con suaves toques.
Otra forma de aplicación consiste en rociar la fragancia justo enfrente de ti y dar un paso adelante, para perfumar también tu ropa, cabello y demás

DÓNDE GUARDAR TU PERFUME
Las fragancias se deben mantener alejadas de las fuentes de calor y de la luz natural para que su aroma y su color no se deterioren. Lo ideal es guardarlas en el pack o caja donde el frasco viene contenido.

También es importante mantener el envase bien tapado, para que el perfume no pierda su aroma.

Jhony Gómez para G.A peluquero
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario