Hidratación y rendimiento deportivo

LA IMPORTANCIA DE ESTAR BIEN HIDRATADO - El agua es el componente más abundante del organismo humano, esencial para la vida: se pueden pasar varias semanas sin comer, pero tan sólo unos pocos días sin beber.

El agua es un nutriente acalórico (no aporta calorías) necesario para que el organismo se mantenga correctamente estructurado y en perfecto funcionamiento. La pérdida de tan sólo un 10% del agua corporal supone un grave riesgo para la salud.

El agua está implicada de forma directa en diferentes funciones:
- refrigeración.
-aporte de nutrientes a las células musculares.
- eliminación de sustancias de desecho.
- lubricación de articulaciones.
- regulación de los electrolitos en la sangre.
- equilibrio de líquidos y regulación de la temperatura corporal.

La cantidad total de agua del organismo se mantiene dentro de unos límites muy estrechos debido a un gran equilibrio entre el volumen de líquido ingerido y el excretado por el organismo.

Las fuentes de agua son las bebidas, los alimentos y el agua producida por el metabolismo general del cuerpo. Toda esta cantidad de agua debe cubrir las pérdidas diarias de la misma a través de la orina y heces, sudor y vapor de agua eliminado a través de los pulmones.

La mayor cantidad de agua se almacena en el músculo (72% de su peso es agua), conteniendo en cambio el tejido graso una proporción bastante menor. Aproximadamente el 80% de la energía producida para la contracción muscular se libera en forma de calor. Nuestro organismo debe eliminar esa gran cantidad de calor para que no se produzca un aumento de la temperatura corporal, que tendría consecuencias muy negativas para la salud, por lo que debe recurrir al mecanismo de la sudoración, que al mismo tiempo que “enfría” el cuerpo, provoca una importante pérdida de líquidos. La termorregulación y el equilibrio de líquidos son factores fundamentales en el rendimiento deportivo.

¿Qué es la deshidratación?
Es la pérdida dinámica de líquido corporal debida al sudor a lo largo de un ejercicio
físico sin reposición de líquidos, o cuando la reposición no compensa la cantidad
pérdida.

La deshidratación tiene un impacto negativo sobre la salud y sobre el rendimiento físico: perjudica la capacidad de realizar tanto, esfuerzos de alta intensidad a corto plazo como esfuerzos prolongados.

La deshidratación puede producirse por:
1) El esfuerzo físico intenso (deshidratación involuntaria).
2) Restricción de líquidos antes y/o durante la actividad física,
3) Exposición a un ambiente caluroso y húmedo (por ejemplo, saunas),
4) Uso de diuréticos.

Angelo Cipolat / Gimnasio “Perfec Form”
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario