Como tantos criollos de la zona, puntales de la patria

Cuando uno lo ve a Don Rubén Bernal (74), de boina calzada sobre la cabeza canosa, bigote pequeño y prolijo, uno puede ver en su mirada los años de experiencia de campo. Hombre de pocas palabras pero de mucha sabiduría. Nos pareció muy relevante presentar una conversación con él para conmemorar el hombre paisano en adhesión a las fechas patrias del pasado 25 de Mayo y del reciente 9 de Julio. Vivencias y experiencias, seguramente semejantes a muchos hombres de nuestra pampa húmeda, que a su manera, con sus esfuerzos, hicieron y hacen patria.


- Acá estamos con nuestro amigo Rubén con el que vamos a charlar un poco sobre cosas de antaño. Rubén, cuéntenos un poco sobre el trabajo de antes, ¿Cómo trabajaban la tierra antes?
-¿Cómo se hacía? Vos no me vas a creer, hacíamos con dos hectáreas y media con cada arado y como no se fundían los discos…. Teníamos ocho arados, así que hacíamos 20 hectáreas en el día.

-¿Y a qué hora arrancaban?
-A horario de trabajo, como en cualquier estancia. Yo era mensual, pero el contratista araba más, porque trabajaba con más caballos, pero uno salía a horario de trabajo.

-¿Cuántos caballos andaban?
-Andaban seis caballos por arado, de dos rejas. Y los cambiábamos cada tanto. Usábamos raza percherón puro, que esos los traían importados, venían importados, los traían seguramente en barco….

-¿Y los traían acá y acá los largaban en la manada?
-Y las yeguas de pecho también sacaban o por desechas, y después la yegua que no servía para el arado, quedaba para cría.

-¿… y los amanses?
-Se amansaban andando, porque no había mucho tiempo para eso. Las primeras atadas le daban una amansada ahí y con rastra, y después iban al campamento. Pero el percherón es dócil, salían ya mansos de movida.

-¿Y cuánta gente trabajaba en la chacra?
-Yo trabajaba en el campamento de la estancia, yo estaba en La Margarita, de Albariño. Grande. En el campamento, éramos ocho para las herramientas, nueve con el cocinero y un capataz. El capataz era el único que ataba triple. Yo empecé con 16 años. Trabajaba para el capataz, él se hacía el arisco, porque por ahí las yeguas se asustaban de las herramientas, y no quedaba nada. Rompían todo. Y ya después cualquier ruidito, estaban con las orejas…con ganas de tomárselas…Empezaba a clarear y nos levantábamos a trabajar. Éramos mensuales nosotros. En esos días se almorzaba antes de salir, hasta que se ponía la bandera. Y se pegaba la vuelta, con el tiro. Por ahí se tenía el problema que uno nuevo daba la vuelta donde estaba nomas, ¿vio? Y había que llegar al lugar donde estaba el puntero, estaba él y todos llegábamos ahí y nos veíamos….

-¿También estuvo con tambo propio?
- Estaban en campo prestado y pastoreaban en la ruta. Se entregaba la leche a las 5:30 de la mañana. A La Serenísima, que no es poco. En un tambo de un amigo de ese muchacho que anda acá, el veterinario Girondo…. Hacia un ordeñe, llegaba, entregaba y volvía, tomaba algo, y salía a la calle a pastorear para que la vaca vaya a comer y se vuelva a cargar de nuevo. Hasta las 5 de la tarde más o menos.También les molía maíz a los terneros, guardaba en tarritos. Los machos o hembras que venían que no eran muy buenas para ordeñar, los engordaban y los vendía.

-¿Y Mabel, la patrona?
-Ella hacia todo. Crió dos hijas. Una vive en España y la otra acá. Nunca nos faltó trabajo. Ahora esta complicado. Antes en ese tiempo, había mucha oveja y venia la maquina para esquilar.

Con 74 años, amansa caballos. Bien mansos para los chicos. Quería ponerle a una yegua el nombre Malena, pero como venía con nombre no se lo pudo poner.
Mabel hace pasteles. Arranca el viernes a las 3 am, amasa todo el día, luego los fríe y los sábados temprano arranca a hacer el reparto, los vende en el pueblo. Arranca temprano.También se la rebuscan vendiendo pollos y ponedoras y frutales. Además tiene 300 mts2 de frutales, alguna huerta, pollos, gallinas, alguna doma.
Así se las rebusca este hombre de nuestra tierra, como muchos que habitan este suelo hernandiano, criollos que ostentan el sano orgullo de sentirse verdaderamente argentinos.

Por Mariano Gallardo

Esta entrevista salió al aire en la Columna “Historias Mínimas” del programa “Tardecitas… y algo más”, el día 23 de Mayo 2012. El programa se emite por FM City 90.1, los martes y jueves de 13 a 15 hs.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario