Payaso Santiago: ¿Por qué las llamas?

Comenzó sólo con una. Hoy, tiene casi cuarenta. “A mí siempre me gustó ser original. Puede haber veinte remiserías pero si hay una que tiene fax a bordo seguramente tendrá más clientes. Y bueno, era un bicho que acá en la zona no lo veía. La verdad que es el día de hoy que no me doy cuenta que fue lo que me atrapó de la llama. Empecé teniendo una y hoy tengo 37”, afirmó Rancieri.

¿Por qué las llamas? “Es un bicho que me gusta, es sano, no tiene transmisión de enfermedades y es muy limpito. Por ejemplo, Yoli, que no está acompañando ahora a los espectáculos viaja adentro de la camioneta con nosotros. Tiene su manta, se ubica en el asiento de atrás y hace kilómetros y kilómetros, toma mamadera…”, comentó.

Resulta extraño encontrarse con llamas en nuestra ciudad y los niños se lo hacen saber. “Los chicos ven la llamita y se enloquecen. Cuando tenemos que pasar alguna noche fuera de Pehuajó por un show, ella duerme en el patio del hotel y a veces, fuera del hotel hay cola de chicos para sacarse una foto con la llamita. Es un bichito que atrapa y es original”, narró.

La valija, compañera inseparable del payaso, Allí se refugian sus trajes y sus muñecos. Junto a ella, también viaja “Yoli”, la nueva llamita.
Nos queda pendiente para una próxima nota todo lo referido a la familia de llamas que tiene Santiago y su faceta de productor agropecuario.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario