Todos hacemos sombra en el suelo

“Más quien manda los pesares
Manda también el consuelo;
La luz baja del cielo
Alumbra al mas encumbrao,
Y HASTA EL PELO MAS DELGAO
HACE SU SOMBRA EN EL SUELO”.


Este significativo refrán, Hernán dez lo hace propio para alertarnos en su personaje principal, que en este mundo no hay seres desprecia bles por insignificantes que ellos sean, ni acciones indiferentes.

Los orígenes del refrán quizás se remonten a la era precristiana. En España es mentado en el refranero de Hernando Nuñez Princiano, allá por el siglo XVII, de esta manera: “Pero cada cabello hace su sombra en el suelo”.

A partir de Martín Fierro, toma carta de ciudadanía bonaerense para sugerirnos una saludable meditación.

Tratemos de encuadrarnos en su filosofía, porque “si a la luz que viene del cielo, alumbra al más encumbrao”, también el menos inteligente y dotado “hace su som- bra en el suelo”.

Si bien es cierto, que no todos estamos llamados a las grandes cosas, si todos estamos capacitados para hacer aquellas cosas “pequeñas” que en el contexto de una vida pareja, pueden elevarnos muy alto.

La filosofía del refrán nos descubre, la importancia que se encierra, aún en aquellas cosas, acciones y personas, que parecen carecer de ella. Y que nadie se sienta inútil, terminado, sin suerte. Hay muchos que sucumben en esta tentación. No hay que despreciar ni despreciarse a si mismo.

Lo vital es descubrir nuestras limitaciones, pero también nues tras posibilidades; dejarnos llevar por el sentido común, y darle importancia a cada una de nuestras acciones.

Sabremos entonces cómo se cumple el refrán, en todo tiempo, lugar y persona. Martín Fierro se lo dice y vale la pena escucharlo, ya que usted también, amigo, “hace su sombra en el suelo”.

Del refranero del Martín Fierro (J.Marcon)
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario