Un maestro ambulante, un desafío y el pueblo de los huevos de oro

Hoy, cuando la localidad de Juan José Paso celebra 132 años de vida, evocamos sus orígenes con la llegada de inmigrantes en busca de nuevos horizontes. Entre ellos, un maestro ambulante que forjó la fundación.


 
A mediados del año 1889, entre tantos inmigrantes que llegan a la región, arriba a la amplia jurisdicción de la colonia Raimundo Zalazar, el maestro ambulante y viajante mercantil Félix Lora. Le atrae uno de los sectores extremos de la colonia, donde las vías férreas dividen las pocas y dispersas viviendas existentes.

Félix, además de maestro y viajante, se presenta como descendiente del Rey Alfonso XIII,afirmación que muchos años después fue corroborada de manera fehaciente, por quienes indagaron la historia lugareña.

Lora, advierte las condiciones del lugar, propicias para el crecimiento y desarrollo. Se radica y genera un centro agrícola que se suma a una Cooperativa Agrícola, cuyo accionar erradicó latifundios y conformó chacras, quintas, terrenos. El crecimiento fue rápido y sostenido. Llegó a tener 6 mil habitantes y lo apodaron “el pueblo de los huevos de oro".

El ejecutivo provincial convalidó la colonia agrícola en octubre de 1889 y en enero de 1890 la estación ferroviaria se convierte en el pueblo de Juan José Paso. En los primeros tiempos, un tanto dividido por las vías del ferrocarril que cruzaban al medio del ejido urbano. Hubo tiempos de desencuentros y asperezas, pero paulatinamente se superaron y las renovadas generaciones fueron gestando armonía y convivencia.

Como aconteció en muchos lugares, el avance del progreso y la incidencia de fenómenos climáticos, en distintas etapas, motivaron reducción de actividades con sus consabidas secuelas y achicamiento poblacional. Empero, los pasenses siempre supieron afrontar y superar las dificultades y en la actualidad, atento a las modalidades y exigencias de los tiempos modernos, sigue su derrotero merced al esfuerzo y confianza de quienes eligieron a Juan José Paso, como su su lugar en el mundo.

Adherimos al nuevo aniversario fundacional. Evocamos a Félix Lora y a todos los que aportaron su granito de arena por la proyección y afianzamiento del pueblo.

El sueño del maestro ambulante se hizo realidad y 132 años después, satisface honrar aquellos inmigrantes que creyeron, confiaron y forjaron un futuro mejor en las productivas tierras del noroeste bonaerense.


 

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario