LUCIDEZ Y DULZURA DE ALMA BUENA

Tiene 101 años y evoca con ternura y dulzura, las experiencias vividas en el fascinante mundo de la música. Un emotivo encuentro con Walter Piazza, calificado cultor de nuestra música y especialmente del tango.


 

La grata visita fue revelada por el mencionado convecino, en su cuenta de facebook “Walter Tango Piazza”. La simpleza, la emotividad y la ternura que irradia su mensaje motivó nuestro adhesión de homenaje a la apreciada pehuajense Clelia Romero.

Tiene 101 años de edad. Contemporánea del genial Osmar Maderna. “Clelia Romero –dice Piazza– nació en marzo del año 1920, Osmar en 1918. Fueron compañeros en los estudios de piano, con la profesora Leonilde Lugones de Azcona”.


 

El placentero encuentro tuvo lugar en el hogar de ancianos donde actualmente vive Clelia. Dialogo enriquecedor para quien indaga y revitaliza tiempos memorables de la vida cultural de Pehuajó. Los conceptos de Walter son elocuentes:

Con 101 años me cuenta historias, con lucidez y dulzura de alma buena… Gracias por recibirme Clelia Romero, mieles que la vida me siguen engordando. Tu que tienes los ojos mojados de luz y empapadas las manos de tanta inquietud, con las alas de tu fantasía, me has vuelto a los días de mi juventud…”

Un placer para “mirá” compartir el encuentro. Y seguramente, para nuestros lectores también.

 

Documento gráfico de los años 30, cuando Maderna hacia locución en FONOVOX. Aquí el gran músico posando con las locutoras, entre ellas Clelia, junto a don Venancia Bonet. (Foto, gentileza Walter Piazza).







Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario