Un hacedor de patria en la zona y una pintora vinculada a Carlos Torrallardona

Relato de vivencias de un pionero, semejantes a la de muchos laboriosos pobladores de la zona, y la intensa producción pictórica y artesanal de una autodidacta vinculada al maestro Carlos Torrallardona. Impresiones de Santiago Odriozola, autor de dos atrayentes libros. 


 

Santiago "Pichin" Odriozola (72), vecino hendersonense radicado en Capital Federal, es el autor de dos libros de reciente promoción en nuestra zona, que reflejan vivencias y actividades de su bisabuelo y de su madre, ésta última muy vinculada al pintor pehuajense Carlos Torrallardona.

A propósito de estas producciones literarias nos contactamos con el autor, a fin de obtener precisiones e impresiones sobre “De Oñederra a Santa Rosa” y “Chochó”, libros que se pueden conseguir en librerías de la región.


El primero se refiere a su bisabuelo Ignacio Odriozola, desde su llegada a campos aledaños a la localidad de María Lucila (hoy parte del partido de Hipólito Yrigoyen), en el año 1885. Explicita su actividad en el ámbito rural, que seguramente coincide con la de muchos pobladores que abrieron fructíferos surcos de trabajo y progreso, en el amplio noroeste bonaerense.

El segundo libro, denominado "Chochó”, editado en junio del año en curso, referencia la obra de su madre, Elsa Olinda Belén de Odriozola ("Chochó"), como artesana y pintora autodidacta, además de su labor como docente en la ciudad de Henderson.


RELATOS QUE NO SE PERDERÁN 

Y UN ESFUERZO QUE VALIÓ LA PENA


Al preguntarle  ¿Por qué decidió escribir los aludidos libros?, señala: “En el caso del primero “De Oñederra a Santa Rosa” cuando descubrí que desconocía la historia familiar. Es decir, que conocía muy pocos datos recibidos por transmisión oral, de mi padre fundamentalmente. Además observé que no era el único que ignoraba los hechos.

En el libro creo que pude describir de cómo se transformó esa poca información, como una pequeña burbujita que estaba comprimida en el fondo y fue ascendiendo y agrandándose a medida que tomaba conocimiento de un tema que me incentivaba para dar un paso más”.

Luego de acotar “Tuve la suerte de poder conseguir testimonios de más de 80 personas que de algún modo estaban relacionadas con esta historia. Pasa el tiempo y ya varias partieron, pero su relato no se perderá”, al referirse al restante libro “Chochó”, sostiene: “Tenía idea de su producción de cuadros y artesanías. Solamente fue necesario involucrar a toda la familia en el proyecto y sistematizar el trabajo de investigación, edición y corrección”.

- ¿Seguramente implicó una paciente investigación, ¿verdad?

- “Sí. Pero de distinta índole e intensidad. Los que se atrevan a leer ambos libros se darán cuenta de que hablo. La información que hoy disponemos a través de las redes es un factor determinante. Te doy un ejemplo, en España se digitalizaron todos los nacimientos, bautismos, casamientos y defunciones, anteriores al siglo XX, de los archivos de las iglesias. Por eso pude rastrear hasta el primer Odriozola que se tenga conocimiento”.

Indudablemente, representan aportes muy valiosos parar la historia lugareña. En tal sentido, Santiago al referirse a la sensación que causa ver ver cristalizados ambos objetivos, afirma “Que el esfuerzo en ambos casos valió la pena”.

 


Finalmente, al evaluar las primeras repercusiones de su trabajo literario, manifiesta: “Muy contento porque el primero al tratar la historia de un pionero, el lector puede pensar en su propia historia familiar. Las devoluciones son muy sentidas, muy sinceras.

En el caso del segundo la sorpresa se produce en la familia. Las devoluciones tienen que ver con que nadie tenía idea de la cantidad de obras que mamá había hecho. Y muchos desconocían la amistad con la familia Torrallardona”.

Los interesados en obtener los mencionados libros se encuentran a disposición de los interesados en "El cardal", Florida 247 Bis, de Henderson, y en Librería Sancho de Pehuajó.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario