El constante deseo de brindar todo por nuestros semejantes

Cerramos la tarea 2020 honrando a “Nuestros bomberos”. Impresiones de un integrante del Cuerpo de Bomberos pehuajense. Reconocimiento por la encomiable labor desarrollada durante el traumático calendario que fenece.



Francisco "Pancho" Oliva (32) es oriundo de la ciudad de Salliqueló y está radicado en Pehuajó desde el año 2009, cuando vino a estudiar Educación Física. Actualmente se desempeña como profesor de educación física, es además guardavidas en la pileta climatizada municipal y forma parte del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de nuestra ciudad.

"Pancho" vivía en su ciudad natal, cuando se manifiesta su afecto por la tarea comunitaria que desarrollan los bomberos voluntarios. “Cuando era niño y veía pasar al móvil del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Salliqueló y quería formar parte de ese equipo. Al venirme a Pehuajó, en el año 2011 me decidí cumplir mi sueño y me inscribo en el curso para ser bombero. Y en el 2012 logro ingresar al cuerpo activo como bombero voluntario".


EL RESPALDO FAMILIAR



Al revivir el día del ansiado ingreso a la entidad bomberil, Oliva señala: “El día que me incorporaron fue un día muy lindo. Se realizó en la cena del día del bombero, donde nos entregaron un diploma y el casco. Lo lindo también que concurrió mi familia".

Y como siempre afirmamos el respaldo del entorno familiar es fundamental para un bombero. En el caso de Pancho alcanza una dimensión muy especial, porque su pareja, Alejandra Ruiz, también forma parte del Cuerpo de Bomberos pehuajense.

A propósito de la actividad en la institución, acota que están afectados en distintas secciones, pero “siempre aprendiendo uno del otro. Dentro del Cuartel es una compañera más y es muy satisfactorio compartir servicios. Fuera del cuartel nos ayudamos entre los dos y nos comprendemos mejor al tener la misma vocación”.

Al resaltar el apoyo de sus afectos, sostiene: “Mi familia me acompaña, obvio que siempre preocupados por los siniestros grandes. Tengo a mi hija que siempre me pregunta por bomberos y le trató de explicar lo mejor posible".


EL BAUTISMO BOMBERIL

Es otro de los momentos que perduran. La asistencia al primer servicio no se olvida, pues se experimentan sensaciones únicas. “Cuando fui al primer servicio. Sentí el toque de sirena y fue una sensación medio rara, ansiedad, inquietud y nervios, porque se trataba del primer servicio y el momento de cómo actuar. Por suerte era un incendio de malezas. Fue el bautismo de fuego. Y me acuerdo, que como es costumbre, bombero tirando agua y un poco de barro", recuerda con una sonrisa y natural nostalgia.

Así como el primer servicio marca huellas, hay intervenciones que también calan hondo y quedan grabadas en la memoria. A propósito Francisco afirma: “La primera intervención o la intervención que me quedó más grabada, fue un accidente. El primero que concurrí, me tocó ver en la primera dotación y había varios heridos y un fallecido. La mayoría eran chicos de mi edad…”

Y hablando de reacciones, la referencia al sentimiento que embarga cuando en cumplimiento de un servicios, se salva una vida o una propiedad. "La sensación que se siente es satisfactoria y te pone contento", dice Oliva y en cuanto al llamado a través de la sirena, acota: “Cuando se escucha la sirena es algo raro de explicar. Las pulsaciones pasan al máximo, y siempre tratando de llegar al Cuartel para salir lo más rápido posible".


ES UNA SENSACIÓN ÚNICA”

Finalmente, al pedirle alguna sugerencia para quienes tengan deseos de ser bombero voluntario y de pronto no se animen, la respuesta es breve y contundente: "Que se anime, que es muy lindo ser bombero. Es una sensación única y siempre estar predispuesto ante la sociedad".

Al concluir el encuentro con el joven servidor comunitario, se genera una mención de profunda connotación humana que enaltece y emociona al mismo tiempo: "Algo especialmente es para mi hija, a la cual muchas veces robó un tiempo del que podemos estar compartiendo, para ir a brindar un servicio, para ir a una capacitación o simplemente para ir a cumplir con el orden interno. La amo muchísimo y siempre le pido disculpas cada vez que estoy ausente".

Así es Pancho Oliva. Así son los seres que abrazan esta noble profesión de abnegación, sacrificio y solidaridad. Dan todo sin pedir nada. Entrevistar un bombero voluntario es un placer periodístico que impacta. Nada mejor que al concluir este traumático 2020, el último aporte de “mirá” sea un diálogo con un integrante de la gran familia bomberil.


SIEMPRE ESTÁN

A ellos el sincero reconocimiento por estar al servicio de sus semejantes en forma permanente y de manera muy especial por su accionar en tiempos de pandemia, junto a trabajadores de la salud y personal de seguridad que han vivido meses de total entrega en constante incertidumbre. Y en el caso especifico de los bomberos, sin desatender los requerimientos habituales por siniestro de diverso tipo.

Siempre están sin pedir nada y arriesgando todo. Una vez más, ¡Gracias! por vuestra vocación, por vuestra acción solidaria que no sabe de horarios ni feriados.

¡Gracias” por extender vuestras manos solidarias a los demás...



PING PONG



-¿Un recuerdo?: "Mi papá y mi mamá".

-¿Un deseo?: "Qué la pandemia pueda finalizar y poder salir adelante como sociedad".

-¿Una ingratitud?: "No poder brindar lo mejor de uno".

-¿Una gratitud?: "Siempre agradecido con la sociedad que pese a los servicios grandes o pequeños, siempre nos brindan el apoyo".

-¿Un amigo?: "Mi grupo de amigos Salliqueló a pesar de la distancia siempre están. A los amigos de Pehuajó que me deparó la tarea de educación y la tarea bomberil. En especial, Néstor Torres, que siempre siempre me brindó su apoyo en los malos momentos y buenos momentos. Así que siempre agradecidos con todos".

-¿Un rencor?: "Ninguno por suerte. No vivo con eso y creo que ninguna persona viviría con rencor".

-¿Un amor?: "Albertina, mi hija. Es la luz de mis ojos".

-¿Una esperanza?: "La solución para el covid19".

-¿Dios?: "El más grande de todos, único".

-¿Un ídolo?: "No tengo. Me gustan mucho lo que reflexionan y hacen reflexionar, personas que son abiertas y llegan, el doctor Rosetti, Crescenti".

-¿Pehuajó?: "Me brindó mucho. Obviamente que uno siempre tiene buenos y malos momentos, pero siempre agradecido porque me abrió mucho las puertas. Conocí mucha gente y siempre de la mejor manera he sido recibido".

-¿Bomberos Voluntarios?: "Bombero no se nace, sino que se hace, se forma y se capacita para brindar lo mejor y ser más profesionales cada día".

-¿Francisco Oliva?: "El que intenta ser alguien en la vida, donde pueda inculcar lo aprendido, sea como bombero, sea como guardavidas, sea como papá, amigo, compañero. Siempre tratando de brindar lo mejor a todos y obviamente siempre capacitándome y lograr ser un profesional como corresponde en todo". 

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario