José Hernández, libertad y valentía desde su cuna

Impresiones de la convecina Jorgelina Recarte sobre José Hernández, recientemente publicada en el portal "365 Pehuajó". Evidencia hereditaria de quien es nieta del recordado Tomás Aníbal Recarte, perseverante cultor del sentimiento hernandiano.


El caserío de Perdriel vio nacer a José Hernández allá por 1834, en la chacra de su familia materna, los Pueyrredón, un 10 de noviembre. Ese mismo caserío que unos cuantos años antes de su nacimiento, fue testigo del Combate de Perdriel, al mando de Juan Martín de Pueyrredón, escribiendo un trazo de la historia de valentía por la independencia. Parece que esta historia va a ser entre valientes.


UNITARIOS Y FEDERALES

En otros tiempos, en tiempos de Unitarios y Federales, este hombre luchó siempre por la unión de su país, y en su Martín Fierro lo deja claramente expresado; ya que no es solo un hombre. Fierro, es una época, es el código de honor de los gauchos, son las costumbres, las instituciones, las creencias, los vicios y las virtudes. Es maravilloso pensarlo desde su lugar, desde el canto, desde la palabra de un gaucho, Fierro, luchando contra la injusticia. Es el reflejo de la vida en la campaña.


HERNÁNDEZ

José Rafael Hernández comienza sus días en la casa de su tía Victoria Pueyrredón, conocida familiarmente como “mamá Totó”, hermana de su madre Isabel, quien los cría durante los errantes años en que sus padres se encargaban de tareas de administración en los campos del sur de la provincia de Buenos Aires. Interesante deben haber sido todas las palabras que habrán quedado colgadas de los muros de esta casa, tan unitarios los Pueyrredon, tan federales los Hernández y a la vez tan Argentinos ambos linajes.


SIN LUGAR PARA TIBIOS

Para 1840 Rosas esta decidido a decapitar a los Pueyrredon, Mariano Pueyrredon escapa –advertido por su hermano- con su mujer, Victoria, a Buenos Aires para después permanecer por diez años en Brazil, y José Hernández queda al cuidado de su abuelo paterno quien lo inscribe en el Liceo Argentino de San Telmo. No eran tiempos para tibios. En 1843 muere su madre y en 1846 su padre decide llevarlo a vivir al campo con el.


FOGONES Y CAMPO

En Camarones y en Laguna de los Padres, José aprende sobre los trabajos que su padre realizaba: jinetear, marcar, recorrer, en fin cuidar ganado en esos campos pampas; también disfruta de los fogones. En esta época los campos eran muy diferentes a los actuales, grandes cantidades de cabezas de ganados andaban desparramadas por la pampa y llevaba largas jornadas marcarlas y realizar los demás trabajos pecuarios.


JOSÉ HERNÁNDEZ

Así se pinta en parte, uno de los perfiles de José Hernández, el del escritor, del poeta, que escribiría la obra fundacional de la literatura gauchesca argentina: el Martín Fierro. Llamado Martín, por Martín Miguel de Güemes, el corazón de la guerra gaucha y Fierro haciendo alusión al temple de los gauchos de la pampa. El coraje y ese puñado de valores que describen a un argentino de esa época, para Hernández.

Y nosotros, los pehuajenses, somos Pago Hernandiano.

Jorgelina Recarte

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario