Hade 103 años de inauguraba la iglesia “San Anselmo”

Se cumplen 103 años de la habilitación de la iglesia San Anselmo. Detalles de la construcción. Los primeros sacramentos, la acción del presbítero Grela Ponte y particulares detalles revelados por el historiador José María Amarillo.


El 17 de abril de 1917 se concretó la inauguración del templo “San Anselmo”, cuya conducción estaba a cargo del Reverendo Padre Ricardo Grela Ponte. Al evocar aquella jornada de júbilo para la grey católica y comunidad pehuajense en general, rescatamos precisos datos del periodista e investigador histórico José María Amarillo.

La construcción había sido confiada al calificado constructor Carlos Scandroglio, quien fallece cuando se realizaban el revoque interno, pero el contrato se cumplió puntualmente bajo la responsabilidad de su esposa María Delgalarando de Scandroglio.

El terreno para la iglesia fue cedido en el año 1915, por decisión del intendente municipal, Pastor Victorica, yerno del político Antonio Azcona. Se concedió un plazo de dos años para realizar la obra. El padre Grela Ponte que estaba a cargo de la misión religiosa desde el año 1909, creó dos comisiones de apoyo, una presidida por el Dr. Eduardo Bogliano y otra por la señora Juana L. de Spraggon, quien luego de ausentó de la ciudad y fue reemplazada por la Sra. Elena F. G. de Garré.

EL SOLIDARIO APOYO DE LA GENTE
La obra se inició con 20 mil ladrillos donados por el vecino Pedro Jackes y 5 mil pesos (de los fuertes, afirmaba Amarillo), que el párroco confío administrarlos a Don Eugenio Piccolini, caracterizado comerciante que en más de una ocasión recurrió a recursos propios para cubrir algún faltante o emergencia económica.

La población contribuyó generosamente. Hasta el vecino más humilde y gauchos de mucha fe que habitaban antiguos ranchos, criollos que hacían bendecir a sus hijos, como aquellos gauchos de la campaña que vivían en las soledades del desierto.

Entre otras precisiones de José María Amarillo, es oportuno señalar que el mismo día de la inauguración del templo San Anselmo, se celebró el primer matrimonio entre José Giménez, español de 44 años, con Isabel Dago, también española de 42 años de edad.

Fueron testigos de la aludida unión matrimonial, Victoriano Martín González, de 40 años de edad, y José Gardes hijo, de 20 años de edad.

Ese mismo día se registró el primer bautismo en el flamante templo. Fue llevado a la pila bautismal, el niño Fernando Eduardo, nacido en noviembre de 1911, hijo de Nicolás Del Mónaco y Laura Pellicia, naturales de Italia. Apadrinaron el bautismo Nicolás Macri y Jacinta Del Mónaco.

REMODELACIÓN EN 1936
Cabe acotar que la iglesia fue remodelada en el año 1936, por iniciativa del hacendado Arnoldo Inchauspe, estando a cargo de la obra sus sobrinos, Pedro y Mario Inchauspe, arquitecto e ingeniero, respectivamente. Esa reforma consistió en la total modificación del frente y pórtico, optando por el estilo monolítico observados por esos profesionales en templos de Francia destruidos en la primera guerra mundial que fuera reconstruidos con ese estilo.

Finalmente, cabe señalar que antes de la construcción del templo frente a plaza Rocha, el servicio religioso funcionó inicialmente en la capilla de Nueva Plata, luego en la capilla de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José, hoy colegio San José. Además, hubo una época que el templo funcionó en un galpón construido en el predio ubicado en Alem y Del Valle, donde también funcionó la primera terminal de ómnibus.

EL RECUERDO DEL PADRE GRELA PONTE

En este cumpleaños del templo San Anselmo, un especial recuerdo y reconocimiento al padre Grela Ponte, el párroco que hizo posible la construcción. Fue, dijo el periodista Amarillo, “un comprensivo pastor de almas, muy bueno, cordial y afectuoso, que pronunciaba sermones edificantes sobre la virtud y la piedad”.

Grela Ponte prestó servicios casi por tres décadas en nuestra ciudad. Viajó a España para visitar familiares en Galicia donde falleció, sostuvo Amarillo, víctima del fragor de la guerra civil.

El sacerdote, afirmó el historiador, tuvo en nuestra ciudad como estrecho colaborador al sacristán Jaime Galofré, perteneciente a laboriosas familias de Nueva Plata y Pehuajó.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario