La necesidad de proteger las serpientes

Las antiguas culturas las veneraban. Algunas especies subsisten en nuestra zona. Varias están en riesgos de extinción. Cumplen roles en el ambiente, carecen de maldad y aportan beneficios a la medicina. Requieren protección no rechazo.


Las serpientes u ofidios son criaturas que poseen una movilidad notable. Son cazadoras eficaces, usan sus desarrollados sentidos de la vista, olfato, oído y tacto para localizar a sus presas. Algunas utilizan una dosis letal de veneno para paralizar y obtener la comida, mientras que otras aprovechan el largo de sus cuerpos para asfixiar y exprimir a sus víctimas.

Han sido perseguidas desde siempre, por muchas causas que detallaremos. Pero por algo es que, las antiguas culturas observaban en las serpientes facultades tan admirables que las adoraban y las representaban como a sus dioses. Para los egipcios representaban al Dios del delta del Rio Nilo, para los Mayas eran el Dios creador del universo, y en el caso de los Aztecas, simbolizaban su máxima deidad. En algunos países de Asia, se han conservado costumbres de adoración. En el Lejano Oriente es valorado como un animal sagrado, protector contra las energías negativas.

Asimismo China lo toma como protector, esto podemos observarlo en la Gran Muralla China.

Atesoran un papel fundamental en el ambiente. Pese a esto, muchas especies se ven en peligro de extinción, debido al aumento demográfico, cambio climático, desarrollo urbano, desmonte para actividades agrarias, introducción de animales exóticos y domésticos. Como así también, la inexplicable muerte que se les da por pensarse que son de mal agüero y la existencia de fobias.

Conservar la biodiversidad es significativo para toda la vida del planeta.



Generalmente, nos olvidamos de que las serpientes forman parte de una proporción relevante de los depredadores, que mantienen nuestros ecosistemas naturales regulados. A su vez, sin ellos, el número de presas aumentaría a niveles no naturales y los depredadores de dichos reptiles lucharían para hallar alimentos, con tremendos impactos para la diversidad biológica, y por consiguiente, para nosotros.

Como ejemplo, en nuestra región, las serpientes consumen anfibios, aves, otros reptiles, pequeños mamíferos como lauchas, ratas, etc., y de esta manera mantienen equilibradas las poblaciones de los roedores, que producen daños en las cosechas, además de ser portadores de enfermedades transmisibles al ser humano. A su vez los ofidios, como lo mencionamos en el párrafo anterior, sirven de alimento de otros animales contribuyendo así a mantener el equilibrio ecológico, ya que sirven tanto de depredador como de presa.

En la medicina, tienen un valor extraordinario. Los venenos llevan muchos años siendo usados como fármacos; empleados para el tratamiento de enfermedades: la epilepsia, la demencia senil, la degeneración muscular; también como reguladores de la presión sanguínea, la creación de analgésicos, tratamiento de la osteoporosis, antitumorales, entre otras tantas acciones.

Finalizando, dejamos en claro que son animales que, contrario a las creencias populares, no tienen maldad para con el hombre. Naturalmente, en caso de verse acorralados, se defenderán. No los matemos y disfrutemos de ellos.

AUTOR: especialista Luciano Echeto.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario