El TIP, cuarenta años en escena

Nació hace cuatro décadas. Encuentros y desencuentros hasta su consolidación. Síntesis de una trayectoria con diversidad de matices y objetivos compartidos. Reconocimiento a todos los hacedores.



Han pasado cuatro décadas. Nació a fines de 1979. Superaron dificultades de toda índole y se consolidó paulatinamente. La fundación se concretó en 1980 y hoy es una de las instituciones culturales más destacadas de la ciudad.

La primera reunión se hizo en la casa de Oscar Pérez cuando retornó a la ciudad Francisco "Panchi" Ananía, quien estudiaba teatro en Buenos Aires. En ese primer encuentro surgió el Teatro Independiente Pehuajó, cuyos ensayos iniciales fueron en el Club Atlético. "Mateo" de Discépolo fue la primera producción que alcanzó notorio éxito.

Ananía retorna a Capital y envía a Ignacio Alonso para dar continuidad a la conducción teatral específicamente y al tiempo que los pehuajenses identificados con la iniciativa definían el quehacer de la entidad.

Surgió la posibilidad de comprar un galpón en calle Varela que adaptado permitiría instalar allí el TIP. Oscar Pérez era el portador de la iniciativa. No fue fácil. Había quienes no estaban de acuerdo y se suscitaron desencuentros; algunos por disparidad de criterios y otros ideológicos.

Pérez quedó en soledad. Había terminado la época de la dictadura y se respiraban los primeros aires de democracia. Oscar no claudicó y siguió adelante con la idea de comprar el galpón. Contaba con la adhesión de algunos colaboradores. Un buen día consigue apoyo económico familiar y con recursos de una rifa, Oscar decide la compra del anhelado inmueble. Más tarde se lo compraría el TIP.

Pérez se sintió feliz y satisfecho. Esa "locura" compartida por unos pocos, se hizo realidad y el TIP tuvo sala propia. Ese galpón que un día Pérez descubrió y después de superar diversas trabas se pudo lograr.

Hubo intenso trabajo para adaptarlo en medio de desencuentros, idas y vueltas. Ananía terminó sus estudios y se instaló definitivamente en nuestra ciudad. Se acercaron nuevos grupos, se reformularon acciones y el TIP siguió.

Más tarde aparece en la escena con un ímpetu notable, Fabiana Continanzia, avalada por importantes experiencias en La Plata. La joven pehuajense fue una tromba, aires nuevos invadieron el ambiente. Todo lo transformó y su contagiante entusiasmo fue decisivo. Organizó talleres para todas las edades. Convocó gente, formó grupos, generó capacitación y todo lo movilizó.


Después, llegaron las inundaciones y la llama del TIP se apagó. Fabiana y Oscar emigran a Buenos Aires pero años después retornan. Los efectos del fenómeno climático se disiparon y el TIP siguió vigente. Se retomó el quehacer con la misma fuerza y ganas de hacer. Pero, un día la salud de Fabiana se deterioró, el motor redujo su marcha y un día se apagó. Caía el telón de una etapa sobresaliente en la vida del TIP. Dios sabrá por qué.

La sala "Fabiana Continanzia", así denominada en su homenaje, sigue su ritmo bajo la orientación de Panchi Ananía y numerosas voluntades; allí en el viejo galpón de las polémicas y desencuentros. Oscar Pérez, ya no está en el entorno, logró otra de sus hermosas locuras, tener su propia sala teatral en su casa de la calle Goyena. Pero, cómo dice el tango "quién le quita lo bailao". Su corazón comparte la alegría por los 40 años de lo que fue un sueño hecho realidad.

Nuestro homenaje y reconocimiento a todos los que hicieron posible la creación y consolidación del TIP, algunos de los cuales ya no están entre nosotros. Cada uno aportó para concebir un verdadero ícono de la cultura pehuajense, legítimo motivo de orgullo que ya comparten varias generaciones. Un centro cultural con efectos multiplicadores que permite a grandes y chicos expresar sensaciones y sentimientos. Ahora, en pleno camino hacia el primer cincuentenario.

Y como bien dicho está "los seres humanos pasan, las obras quedan…"


IMPRESIONES

Del grupo original hay muchos que ya no están entre nosotros. Entre ellos, Arnaldo "Polo" Duhalde, que nos dejó hace poco tiempo y que será homenajeado en los actos celebratorios del 40° aniversario. Entre los presentes, Bocha Pascual, Oscar Pérez, Panchi Ananía y el Turco Yabor, éste último abocado a otras actividades ligadas a la difusión del arte.

Hace 8 años, María Esther Pascual, remarcó las satisfacciones obtenidas en su carrera actoral: "El teatro es la vida misma y el TIP, un amor. El marido que no tuve”.

Y Panchi Ananía, a quien Bocha Pascual calificó como "Un gran valor, un tipo que suma. Todo lo hace porque lo siente y con amor”; oportunamente al hablar del TIP sostuvo: “No diría que significa todo, pero sí mucho. Es una de mis creaciones (junto con otra gente, claro, el teatro es un hecho colectivo), pero le he dedicado gran parte de mi vida, he puesto muchos ladrillos para construir lo que el TIP es hoy en día. He dejado ahí adentro muchas, pero muchas horas de mi vida, y las más de las veces sin cobrar un peso. Ha sido un acto de amor y de pasión”.
“Cuando fui niño y adolescente no había en Pehuajó un lugar para dedicarse a esto como hoy está el TIP. Es algo de lo que me puedo enorgullecer, más allá de algunos sinsabores que a veces te toca pasar. En las cuentas finales el saldo es altamente positivo. Como dije cuando festejamos los 30 años: “No me arrepiento de este amor”.

Y a pesar de los pesares y contratiempos temporales felizmente superados, nadie se arrepiente de ese amor. Y como nos dijo Oscar Pérez "Estoy más que satisfecho, estoy orgulloso, más allá de todas las diferencias que pudo haber".

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario