No es fácil pero queriendo se puede

Deseosa de volver a practicar deportes y perfilar una mejor calidad de vida, un día decidió
el cambio y dijo adiós al sobrepeso. Optó por correr y ahora competir. Acaba de obtener
un subcampeonato de cross country.



Sara Quintana, empleada administrativa de la Cooperativa Eléctrica en la sucursal Juan José Paso, representando al Sindicato de Luz y Fuerza de Pehuajó, participó en el 12° Encuentro Deportivo “Juan Domingo Perón”, realizado en Mar del Plata bajo laorganización del Sindicato de Luz y Fuerza Seccional Mercedes.

Quintana, maratonista, intervino en la categoría cross country femenino mayor de 40 años y obtuvo el título de subcampeona, logro que celebró entusiastamente la protagonista y los integrantes del sindicato luzfuercista pehuajense. Hasta aquí halagadora noticia deportiva, pero adquiere mayor relevancia y trascendencia porque Sara Quintana es un ejemplo de lucha y perseverancia para superar el drama de la obesidad, luego de someterse a una cirugía específica y experimentar el inmenso placer de reencontrarse con actividades deportivas.


TODO ES POSIBLE
Precisamente, teniendo en cuenta esa particularidad, conversamos con Sara, gratamente sorprendida por el subcampeonato y dejando un mensaje pleno de fe y convicción para afrontar dificultades, convencida que siempre es posible salir adelante y hacer realidad sueños adormecidos.


Al referirse a la reciente experiencia vivida en Mar del Plata, afirma: “La verdad fue maravillosa la experiencia mas allá del resultado. Nunca había corrido en terreno con subidas y bajadas. Me sentí muy feliz de poder representar a mis compañeros de Luz y Fuerza”.

- ¿Pensaste en algún momento llegar a esta instancia de la competencia? -No, jamás pensé en pasar a esta instancia y menos salir subcampeón”, exclama feliz.

Pero en la vida de Sara hubo un cambio y una transformación muy especial. “Me realicé,  hace 5 años, una cirugía bariátrica que me permitió bajar de 100 kilogramos a 57, que es mi peso actual. Todo surgió porque llevaba muchos años realizando tratamientos y dietas sin lograr mantenerme en mi peso saludable y no quería una viva así para mi. Siempre me gustó hacer deporte y con tanto sobrepeso me era muy difícil, por eso decide cambiar mi vida”.

                                           AÑOS DE VIDA GANADOS

Y el autodesafio que se impuso, no exento de esfuerzos y sacrificios, dio sus frutos y merece ser destacado. “No fue ni es fácil. Nosotros, los bariátricos, siempre decimos que se nos opera del estómago no de la cabeza, por lo tanto siempre seremos gordos en recuperación. Yo por suerte, hace un año, un día me enganché a entrenar para correr y sumado a plan de alimentación saludable me permiten mantenerme en mi peso”, señala con inocultable satisfacción.

Satisfacción que comparte con sus compañeros de trabajo y del sindicato de Luz y Fuerza, y muy especialmente con su entorno familiar. A propósito, sostiene: “La familia es muy importante en todo esto. Sin el apoyo y contención de ellos el camino es mas difícil sin duda alguna”.

Pero su familia estuvo presente y apoyó en todo momento a Sarita, poniendo en evidencia una vez más que cuando alguien se propone algo, se logra. Seguramente hay muchos convecinos que viven situaciones similares y no se atreven a decidir el cambio. A modo de mensaje, la flamante subcampeona nacional, al preguntarle qué le diría a esas personas, expresó:

“Que no es fácil el camino pero que se puede. Que no son solo kilogramos que bajamos, son años de vida que ganamos. Que la obesidad es una enfermedad y la cirugía es una herramienta que si la aprovechamos, representa buena calidad de vida”.

Sara en el Encuentro Deportivo realizado en Mar del Plata

Y finalmente al hablarnos sobre objetivos inmediatos, responde: “Yo voy a seguir corriendo. Este año participamos de campeonato de “9 aventuras”, en Nueve de Julio, donde quedé tercera en mi categoría. Seguramente el año que viene lo volveré a hacer. Y ahora tengo unas cuantas en la zona que ya corrí el año pasado. Las volveré a correr. La próxima, una de aventura en La Plata. Luego la Espiral en Pehuajó y sigue la lista. Yo espero poder participar en todas”.

Clara como el agua. Firme como en el primer día, cuando decidió la cirugía y a partir de allí el cambio de hábitos por una mejor calidad de vida. Sin imaginar que la actividad atlética le depararía alegrías inesperadas, como coronarse subcampeona en la disciplina cross country.

Un ejemplo para imitar.




Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario