Un lugar para hacer crecer el alma

“Usas un espejo de cristal para ver tu cara; usas obras de arte para ver tu alma". La reflexión de George Bernard Shaw, se hace realidad en un ámbito donde florece la plenitud interior.
 

Emoción, energía, alegría, entusiasmo. Una placentera mezcla de sensaciones y sentimientos invaden a la arquitecta Graciela Arrua, al hacer realidad su espacio de arte, un lugar motivador y demostrativo de la riqueza pictórica de Pehuajó, en primera instancia, y del inagotable mundo de la creatividad.

"La idea -dice Graciela- comienza a rondar en mi cabeza por varios motivos... un amigo colega artista que me cuenta su experiencia de expo venta de arte, mi gusto por tener arte colgado (siempre que puedo compro) para casa, para estudio, que es mi casa también. Desde el verano me vi rodeada de cuadros sin colgar y de un espacio que quería aprovechar en mi estudio. Pensé en que los clientes tendrían una opción para elegir arte para sus casas".

Y la iniciativa tuvo eco favorable en forma inmediata. "Luego de armar la idea madre, hablé con artistas y la respuesta ademas de inmediata fue tipo catarata de entusiasmo y de conocer artistas nuevos. Brotan y ahora siguen brotando", expresa Arrua complacida y feliz.

Las sensaciones experimentadas son evidentes. Sus impresiones y sus gestos eximen de mayores comentarios. "La emoción es muy grande", afirma y al ver el movimiento constante del espacio inaugurado, añade:"Es un desborde de buenas energías y propuestas".

Sin duda un aporte muy auspicioso, abierto a todos los cultores de las artes plásticas. Estará habilitado al público los fines de semana, en calle Pantaleón Rivarola 639, a partir de las 18:30 horas, si bien "Siempre que esté en Pehuajó y cuando estoy en estudio trabajando -acota Arrua- recibo encantada a quien golpee la puerta y si hay gente en la oficina abre y muestra en la medida de lo posible".

Nos vamos de "Estudio A" con el espíritu reconfortado, sorprendidos por las buenas nuevas creaciones exhibidas y conmovidos por el recuerdo de talentosos artistas que ya no están físicamente pero que siempre están presentes con sus obras.

Las palabras finales son de Graciela: "Esta idea que al principio fue mas pequeña de una muestra y venta, fue creciendo gracias a los artistas que me cedieron su obra. Están aportando ideas para fomentar el arte y me da una felicidad enorme ser parte de esta movida, sin olvidar que hay obras colgadas de artistas históricos de Pehuajó. Creo que se fomenta homenajearlos y darlos a conocer a las nuevas generaciones. ¡Los espero para disfrutar del arte!

Su vida artística se enaltece. A su pasión por el tango y la arquitectura, ahora se suma una más. Acaso se fortalece la «Sangre de Tango» y se ensancha su «Corazón al Sur» con «Afiches» que incrementan su gozo emocional consciente que para hacer los sueños realidad, nunca, jamás, es "Tarde".



Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario