“La más maravillosa decisión que puedan haber tomado en la vida”

Gustavo Dario Graciano (56), conocido plomero de nuestra ciudad, fue bombero voluntario y conserva recuerdos imborrables y experiencias enriquecedoras en la benemérita entidad pehuajense.

Siempre hay un motivo o un estímulo para llegar. "Me llevo un amigo a Bomberos -afirma Gustavo- porque trabajábamos en la misma empresa él siendo bombero. Cuando fui por primera vez tenía 16 años y entré como cadete". Acota enseguida "El último que se incorporaba le cebaba mates a todos hasta que entrara otro y te reemplazara. Era una linda costumbre".

El día de la incorporación al Cuerpo es inolvidable y lo compartió con su amigo Hugo Alberto López, a quien le está sumamente agradecido por haberlo invitado a ser parte de la benemérita institución. Y la primera salida también se destaca entre los recuerdos más salientes:

“Fue a un incendio de malezas sobre la ruta 5. Los momentos vividos como bombero te quedan grabado para toda la vida, cada salida a prestar un servicio es una aventura desde que escuchas la sirena para cumplir con el servicio y nunca sabes con que te vas a encontrar y tener que solucionar en cuestión de segundos”.

SERVICIOS, FAMILIA Y AGRADECIMIENTO
Y a propósito de los servicios prestados, Graciano rememora: “El que más recuerdo, un accidente en ruta 5 de un auto que chocó con un tractor; los incendios en la planta “El Cerrito”, otro de madrugada en la estancia Las Margaritas y en una farmacia de Juan José Paso en pleno invierno, que fue el primer incendio grande que asistí”.

Y en cada encuentro con bomberos es imposible no hablar de la familia. “La familia es importante y fundamental para el bombero -afirma Gustavo- por que sabemos a que hora salimos pero no a que hora regresamos a nuestra casa. Me sentí acompañado por mi familia y por mis patrones que siempre me dejaban salir cada vez que sonaba la sirena”.

Y sobre el final del encuentro, su mensaje a quienes deseen ser bomberos voluntarios: “Que se acerque a nuestra institución cuando se hacen los llamados para incorporar bomberos. Y a todos los que se van incorporando, les digo que es la más maravillosa decisión que puedan haber tomado en la vida. Te deja amigos, los valores humanos te quedan marcados para toda la vida y cada servicio que prestas no es igual al otro. Vos dependes de tu compañero y tu compañero de vos”.

Así en pocas palabras, no exentas de emoción, Gustavo Graciano sintetiza el rol del bombero voluntario y concluye: “Gracias a todos los que hicieron engrandecer a nuestra institución. Gracias a mi familia por respetar mi vocación”.



PING PONG

-¿Un recuerdo?: "Cuando volvía de un incendio de malezas y me dieron para manejar el móvil uno. No me lo olvido mas".
-¿Un deseo?: "Poder seguir reuniéndome con mis compañeros bomberos".
-¿Una ingratitud?: "Mejor no recordarlas".
-¿Una gratitud?: "El reconocimiento de la gente".
-¿Un amigo?: "Muchos amigos tengo gracias a Dios".
-¿Un rencor?: "No tengo".
-¿Un amor?: "Mi familia".
-¿Pehuajó?: Mi lugar en el mundo".
-¿Bomberos Voluntarios?: "Palabra mayor, respeto, admiración, formadora de personas. Gracias Bomberos Voluntarios".
-¿Una esperanza?: "Que la institución siga creciendo como hasta ahora".
-¿Dios?: Amor y respeto".
-¿Un ídolo?: "No tengo".
-¿Gustavo Graciano?: "Agradecido a todos".
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario